lunes, 15 de junio de 2009

Las Bondades del Placer

Se han dicho a veces cosas como la siguiente: que hay que resistir al placer por ser una tentación que nos aleja del "bien" o que frena nuestro "progreso espiritual".

El placer, sin embargo, no es algo malo por sí mismo, ni siquiera remotamente. El placer, el confort y la alegría no son tentaciones "peligrosas" sino que más bien son hermosas energías que todo ser merecemos y que están disponibles para nosotros si elegimos aceptarlas.

No obstante, no es del todo inadecuado el consejo que se daba respecto a ser cuidadosos con uno mismo y con los placeres. Aún hoy es un consejo útil, según la audiencia a la que uno dirija sus palabras. Porque esto es algo que afecta de una manera diferente a cada persona.

Pongamos un ejemplo: el placer de fumar. Aunque yo no fumo doy por hecho que hay personas que sienten placer al fumar. Parecería un consejo sensato prevenirles de la posibilidad de un daño para los pulmones, y en cierto modo lo es. Sin embargo un ángel (y los "humanos" son todos ángeles, Mensajeros de la Luz, lo sepan o no) puede llegar a disfrutar de cualquier placer, incluido el de fumar, sin sufrir por ello ningún perjuicio. Sencillamente el ángel no acepta la creencia de que esa sustancia daña los pulmones, y al no elegir esa creencia y estar libre de ella en lo más profundo de su corazón y de sus "huesos", puede permitirse disfrutar de ese "capricho" sin temor a consecuencia negativa alguna.

¿Cómo podemos saber qué placeres estamos preparados para disfrutar y cuáles otros sería interesante abstenernos de ellos? Aquí entra en juego nuestra intuición. También podemos analizar nuestras creencias, y esto nos dará una pista de cómo funcionará cada asunto en nosotros, pero la forma que más me gusta por su rápida accesibilidad es aprender a escuchar nuestra propia intuición o Sabiduría interior. Ésta nos puede decir lo que sea, por ejemplo en el caso del fumar podría indicarnos que no pasa nada por unas caladitas, o que estemos atentos pues aún mantenemos en nuestra psique creencias que relacionan el fumar con un daño para la salud.

Para las personas que aún mantienen creencias sin ser conscientes de su propio poder interior para cambiarlas, resulta útil darles consejos como aquel antiguo de "resistir las tentaciones" (determinadas "tentaciones"). No porque el placer sea malo, sino porque ciertas circunstancias (como el fumar, o simplemente mirar al Sol) funcionan de manera perjudicial para las personas mientras mantengan creencias acerca de que tales circunstancias sean nocivas.

En cambio los ángeles en proceso de despertar han quemado gran parte de los viejos programas (viejas creencias) y empiezan a sentir que todo lo que les impulsa con una sensación de Alegría, resulta beneficioso para ellos y para todo el Universo. Es así que uno se da cuenta de que el Placer, la Alegría, el Confort, son impulsos benignos y amorosos y llegan a nosotros precisamente porque vibran con nuestra bondadosa frecuencia vibratoria. Jamás algo que nos alegra desde lo más profundo de nuestro Corazón podría causarnos daño alguno. Y no obstante, resulta valioso siempre ponderar cada circunstancia a través de nuestra dulce y bondadosa intuición, la cual nos ama tiernamente y se ocupa de nosotros, cosa que sabemos cuando conectamos con ella prestándole atención.

Por lo tanto expreso aquí el hecho de que ni el placer por sí mismo, ni la alegría, son "tentaciones" o "peligros" a evitar, sino que son un Regalo de Amor, disponible para que lo elijamos si libremente así queremos disfrutarlo cuando nos sintamos preparados para ello. Y expreso aquí también el hecho de que esto no es algo que todas las personas deseen (aún) reconocer: esto no son palabras válidas o resonantes para todas las personas, sino para aquellas abiertas a cierto modo de fluir con la Vida-Unidad. Sin embargo, es una comprensión a la que todos, absolutamente todos los seres están invitados.

La Vida se alegra cuando nosotros nos alegramos. La Vida se complace cuando nos sentimos confortables. La Vida goza con nosotros cuando sentimos placer.

El Camino de la Alegría siempre estuvo abierto. Y todos estamos permanentemente invitados. Independientemente de nuestras circunstancias "externas" o "físicas", podemos llegar a captar la Alegría intrínseca de la Vida, sabiendo que la Alegría procede de nuestro propio interior, y sólo cuando así la reconocemos emergiendo de nuestra más profunda esencia, es cuando empieza a reflejarse más y más en ese "espejo" que llamamos "mundo" o "exterior".

No esperemos a que las circunstancias nos proporcionen alegría (no empecemos la casa por el tejado), sino tratemos de descubrir la Alegría/Amor incondicional que constantemente late en nuestro interior, y cuando lo conozcamos ya nunca nos faltará este alimento interno, el cual acabará empapando de Amor y Alegría también a nuestras circunstancias "externas", las cuales celebramos con gratitud.

Así pues, podemos renunciar, si así lo elegimos, a nuestras suspicacias respecto a la Alegría, la Risa, la Fiesta, los Juegos, los Placeres, el Confort, la Abundancia, el Pleno Amor. No son tentaciones, sino bellísimos Regalos que la Vida sabe que nos merecemos y por eso nos los ofrece. Podemos elegir abrirnos a ello. Empezando por una simple frase. Por ejemplo: "¡Vida, me abro a todo lo bueno, gozoso y alegre que Tú quieres regalarMe!".

La Vida nos Ama.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario