lunes, 28 de septiembre de 2009

La Resonancia 'Yo Soy Dios'

*
Una grandiosa Magia emana de esta Resonancia, de estas tres Palabras-Radiaciones: YO, SOY, DIOS. Una Trinidad que puede repetirse como 'mántram'. También puede fluirse con Ello como tema de meditación y de reflexión. Los efectos de la Resonancia 'YO SOY DIOS' son muy poderosos siempre y cuando no se emplee de manera egoica sino con intención de expandir la Consciencia.

Conviene ser cuidadoso con la frase 'Yo Soy Dios' porque si la toma el ego la convierte en algo más inoportuno que un mono con una escopeta. Si el ego se aferra a la frase con sus conceptos limitados, puede creerse superior a otros o creer que él es magnífico (Dios, Divino) y los demás no. Pero no es ésta la Sabiduría de esta Resonancia, sino que ese YO SOY contenido en 'YO SOY DIOS' es el 'Nombre' del SER, representa a la VIDA que existe en todas partes, al AMOR, a la UNIDAD.

Un interesante aspecto de estas tres Palabras es que en lo más profundo significan Lo Mismo. YO, SOY, DIOS... son intercambiables. El 'Yo' es referido al SER, al YO UNIVERSAL (el UNO, la TOTALIDAD), el cual es Dios. El Verbo SER es, en una comprensión profunda, la Esencia o Dios. Cada una de estas Palabras funciona como poderoso mántram, tanto si se la recita verbalmente como mentalmente. Son Resonancias muy poderosas tanto de una en una como combinadas entre sí. Por ejemplo repetir 'Yo, Yo, Yo...' es un mántram poderosísimo (sugerido en su día por el sabio Ramana Maharshi (*), quien también destacó la importancia de sondear la pregunta '¿quién soy yo?'), así como 'Soy' o 'Ser', y 'Dios' o 'Amor o 'Vida' o 'Bondad' o 'Unidad', etc, son todos mántrams poderosos. El término DIOS también puede ser intercambiado por SOL, el cual es el símbolo físico más resonante con la Divinidad.

Interiorizar el 'Yo Soy Dios' nos eleva constantemente. Por ejemplo vamos caminando por la calle y en vez de pensarlo como "Estoy paseando", darnos cuenta de esta otra perspectiva más elevadora: "Yo Soy Dios paseando". Al abrir una puerta: "Yo Soy Dios abriendo esta puerta". Con esta actitud estaremos elevándonos a través de cada circunstancia en nuestra vida y entrando cada vez más en el Equilibrio, la Armonía y la Paz, que son parte inseparable del SER-UNIDAD.

Poderosas Energías Liberadoras resuenan con nosotros cuando decimos o pensamos Radiaciones como:

Yo Soy Dios
Yo Soy el Ser
Yo Soy el Sol
Soy la Vida Yo
Yo Soy Unidad
Yo Soy
Dios Soy
Soy Sol
Yo Dios

etc etc etc

No es casual que en la Biblia se diga "Dioses sois" ni que Jesucristo afirmara "Yo Soy el Camino". Naturalmente no se refería a que el humano 'Jesús' fuese el único camino o ejemplo, sino a que el SER o VIDA en todas partes es quien nos guía y lleva por buen camino. Tampoco es casual que enseñanzas ancestrales de los Maestros Ascendidos hayan destacado la Resonancia del 'Yo Soy' como magnífica herramienta para clarificar la Consciencia. Ni que el nombre 'Jesús' en francés se pronuncie tan parecido a 'Je suis' (que significa 'yo soy'), o que el también bíblico nombre de 'Moisés' contenga la clave 'moi ses', al revés 'ses moi', que en francés se parece a "c'est moi", la otra forma de decir 'soy yo'.

También en la Biblia, cuando Dios revela su Nombre dice que se llama: "Yo Soy Lo Que Yo Soy".


Comprender la Resonancia 'Yo Soy Dios' es comprender Lo Que Somos, y eso nos une a todos de la manera más bella y poderosa posible. Pues nos damos cuenta de que todos somos Dioses, o sea, somos la Vida en Acción, una misma Vida que es Unidad y que implica que todos somos Familia. Motivo sobrado para que, al ser conscientes de esto, caigan nuestras actitudes de explotarnos unos a otros y en cambio crezca nuestro impulso interno de amarnos profundamente unos a otros. Porque somos UNO, somos una Familia, somos todos espejos o reflejos los unos de los otros, somos la Vida expresándose de diversas maneras, la Vida mostrando sus infinitas cualidades a través de cada Ser.

Lo que vemos en los demás que nos gusta, es un reflejo de nuestras propias energías. Y lo que vemos que nos disgusta, es también un reflejo de nuestras energías, un reflejo que nos muestra qué cosas nos quedan por pulir. Todos somos Uno. Somos un bello equipo de Hermanos Divinos.

Qué sano y bello es entrar en el Silencio y escuchar lo que nuestro Ser nos susurra. Quizás nos acaricie con Radiaciones similares a: 'Aquiétate y sabe: Yo Soy Dios...'.

Todo lo Bueno, lo Sano, lo Feliz, lo Bello, lo Abundante y lo Perfecto se encuentra ya dentro de cada uno de nosotros. Sólo tenemos que sentirlo y vivirlo.

Que la Luz acaricie cada porción de vuestro Ser.

Divinos Sois como conocedores del Yo.
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario