miércoles, 9 de diciembre de 2009

30 minutos de Sungazing

*
Esta mañana he podido disfrutar de un cielo despejado que me ha permitido celebrar un día especial de Sungazing: he alcanzado los 30 minutos de práctica. Con esto completo dos tercios de la práctica total del Sungazing. Parece un buen momento para comentar mis impresiones:

Por un lado, al menos hasta ahora, el Sungazing no ha producido en mí cambios espectaculares. Mi situación ya era buena antes de iniciar la práctica (estaba bien de salud, emociones calmadas, tranquilidad, etc). El Sungazing probablemente ha intensificado todo lo positivo en mí, pero de manera gradual y suave.

Por otro lado, mi vista está perfecta, mi salud fenomenal, mi estado de ánimo elevadísimo. Como novedad destacable, comentar que desde hace más de un mes mi alimentación se ha visto modificada sin esfuerzo alguno (no lo comenté en el post sobre los 25 minutos porque en ese momento era algo aún muy reciente -de días- y quería comprobar si era algo pasajero o tenía continuidad). Dejé de comer carne, huevos, leche (excepto uno de sus derivados: tomo queso con pan de vez en cuando), también dejé de tomar mi querido chocolate e incluso mis tradicionales (desde mi infancia) cereales Kellog's, esto último por ser sospechosos de venir de semillas transgénicas.

A cambio de los alimentos que han desaparecido de mi dieta, han venido otros. De modo que no echo de menos para nada los que he dejado de tomar. Ahora tomo muchísima fruta (sobre todo plátanos, peras, manzanas, uvas y naranjas, aunque me gustan muchas más, pero ésas son las que más estoy tomando actualmente). Antes tomaba muy poca fruta y ahora en cambio las frutas son mi principal fuente de alimentación. Sospecho que hay alguna probabilidad de que esto me conduzca algún día al crudivorismo, lo cual me parecería genial pues creo que es una dieta muy sana. Aparte de frutas, también me he aficionado a los frutos secos: pasas, nueces, almendras, cacahuetes, dátiles, bayas del Goji, etc. Y también tomo ocasionalmente habas crudas, algún tomate (o lechuga), etc. Todo lo anterior encaja con el crudivorismo, pero mi alimentación no es crudívora porque tomo un plato de comida caliente varias veces a la semana (generalmente lentejas, pasta, garbanzos, habichuelas, cosas así). Y alguna vez pan con queso. Me va muy bien, me siento a gusto con este cambio. Fluyó por sí mismo, y si ha de venir el crudivorismo me gusta que sea de la misma manera: que surga por sí mismo, sin que tenga que ir yo a buscarlo jejeje... Simplemente escucho a mi cuerpo y tomo lo que me pide, lo cual ha cambiado últimamente.

Otra cosa a comentar, quizás relacionada con la anterior, es que he perdido algunos kilos de peso. Alrededor de 4'5 kilos en los últimos 3 meses. De ellos, he perdido alrededor de 3'5 kilos en los últimos dos meses. En fin, más o menos ha coincidido con el cambio de alimentación y puede estar relacionado.

En fin, que ya son 30 minutos de Sungazing y lo más maravilloso que me sucede es que me he enamorado del Sol. Lo demás vale, genial, me gusta que surjan complementos pero lo principal es que me encanta estar con el Sol. Es maravilloso.
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario