lunes, 18 de enero de 2010

35 minutos de Sungazing

*
Esta mañana alcancé los 35 minutos de Sungazing. Mi práctica continúa de manera suave, sin sucesos espectaculares. Me he fijado que en las últimas semanas mi peso se ha estabilizado; sigo sin estar a dieta, como a gusto cuanto quiero, dándome banquetes de dátiles cuando me apetece jejeje, pero ahora el peso ya no baja apenas, más bien se mantiene.

De momento no he tenido la experiencia de la ausencia de hambre: como lo que venía comiendo los meses anteriores, más o menos.

Lo que sí me siento es muy unido al Sol. Cuando estoy mirándolo, a veces estoy tan bien que alargo la sesión más tiempo del indicado por el protocolo de HRM. Ayer por la tarde me correspondía una sesión de 34 minutos y 50 segundos, pero hice una hora. Esta mañana he vuelto a hacer otra hora. Me ha sentado de maravilla. Recuerdo que en mis inicios ya tenía la tendencia a alargar las sesiones, pero tuve algunas dificultades (mínimas) con algo de visión ligeramente borrosa; pero muy pronto, tras recuperarme, volví a ir alargándome en las sesiones y finalmente mi vista se acostumbró a lo que me pedía la intuición. Hace semanas que es habitual para mí hacer entre 40 a 50 minutos de Sungazing (aunque siempre anoto lo que tocaba de sungazing formal, porque es la referencia que llevo), en alguna ocasión había hecho hora y media (repartida entre la mañana y el atardecer) pero nunca había hecho una hora seguida hasta la actualidad.

En cuanto al cielo, en diciembre y lo que llevamos de enero he tenido más días nublados de los que había tenido en mis meses anteriores de Sungazing. Pero paso a paso sigo con la práctica, ya sea por la mañana o por la tarde. De los 18 días que llevamos de 2010, he podido practicar Sungazing en 13 de ellos, teniendo nubes en los otros 5.

Ah, de salud voy muy bien. Debo comentar que en navidades tuve algunas molestias ligeras en la garganta (algunas noches me daba por toser), que duraron algunos días, y un ligero picorcillo (a ratos) de garganta que duraría un par de semanas o así. Ojalá todos los resfriados fueran así de confortables.

Bien, de momento esto es lo que tenía que decir. Probablemente comentaré de nuevo sobre el Sungazing cuando alcance los 40 minutos de práctica formal.

Saludos!
*

5 comentarios:

  1. qué bien!! ya estás en la fase espiritual de sungazing,la que te dará un estado meditativo permanente y natural(que tenemos por derecho propio, sólo que lo perdemos precisamente por distanciarnos de la naturaleza como por ejemplo conectarnos con el sol),---- por un lado confirmas lo que me esperaba, que no fuera nada del otro mundo, pero no es malo, quiero decir el sungazing nos tiene que devolver o despertar lo que tenemos como derecho de nacimiento que es el equilibrio y la salud integral, si ya la tienes más o menos pues no habrá gran diferencia pero para el que esté enfermo de cualquier cosa pues le dará un giro de 180º. No tenemos que confundir alcanzar la salud y el equilibrio con adquirir habilidades de cualquier tipo, ello conlleva esfuerzo, y el sungazing es algo sin esfuerzo que espero (llevo 3 min.) que haga maravillas en el sentido de limpiar y balancear el organismo, una vez sano y limpio ya podrá uno desarrollar su potencial y talentos cualesquiera que sean. Yo me conformaré con que el sungazing me deje en un estado meditativo, es decir nada de pensamientos innecesarios a la hora de funcionar en la vida, un estado de no mente como le llaman algunos maestros espirituales, un estado de estar en tu centro de conciencia y corazón el cuál te lleva a un sentimiento de dicha total.

    ResponderEliminar
  2. en realidad desconocemos tanto el estado sano y meditativo que sólo lo experimentamos a chispazos de vez en cuando que pudiera parecer la mejor de las habilidades para adquirir pero hay que saber que más que adquirir algo es eliminar lo que sobra y está de más, liberarse de las cosas innecesarias es la clave no acumular y acumular, lo cual desequilibra y confunde, digo yo que habrá que buscar desde la variedad la analogía de las cosas, así evitaremos la fragmentación que nos divide de la naturaleza y del cosmos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Gesus! La experiencia de la Vida (y del Sungazing, y de la Meditación) es diferente para cada persona, aunque a menudo compartamos vivencias similares ya sea con unas personas o con otras. Es muy lindo sentirse arropado y nutrido por el Sol, confiar en Él, como el Gran Amigo que Es. Es nuestro Padre, Madre, Hermano, Maestro, Amigo, Médico, Consejero, etc. Es genial "charlar" con Él, por ejemplo compartir con él nuestros asuntos cuando lo estamos mirando. Compartir con él nuestros deseos, preocupaciones, sensaciones, alegrías, tristezas, chistes, noticias, lo que sea que surja. Y sentirnos favorecidos por su comprensión amorosa.

    Me parece muy bello el ideal de descubrir al Sol en nuestro interior: así llevamos el Sol con nosotros a todas partes, y sea de día o de noche habrá Luz y Día para nuestro entorno, pues somos un Sol.

    Esto es algo que nos une a todos los seres, pues todos somos Luz, todos somos un bello Sol, somos puro asombro, el misterio del Cosmos. Comprender lo que Uno Es de una forma natural. Vivir.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Considero que el SunGazing si tiene mucho "fuera de este mundo" como lo dice Gesus.
    Porque me atrevo en forma amable de "contradecir" a Gesus?
    Por lo siguiente: El SG protocolo HRM(el que me consta)tiene la particularidad de que en el primer trimestre aquieta las emociones y estas las subordina a la persona...eso, si que es de otro mundo!!! ya que se logra sin esfuerzo, se da en forma natural, elimina, por comentar solo alguna: La depresión!!!! y ese monstruo mis amigos ha matado más gente en la actualidad que las mismas guerras.
    Reflexionad en ello...la medicina no a podido desarrollar algún fármaco para combatir a este demonio llamado Depresión y el Sol lo elimina.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Anónimo!

    O sea, que en definitiva, sea algo "de este mundo" o no, lo que importa es que el sungazing es algo lindo que contiene el potencial de ayudarnos a descubrir Lo Que Somos. El Sol es un Espejo Mágico donde podemos mirar nuestro reflejo Divino.

    Cuando has dicho "Sungazing protocolo HRM", me he acordado de que la palabra Sungazing creo que la acuñó el propio HRM. Por eso prefiero usarla para referirme a mirar al Sol siguiendo el protocolo de HRM. Para otros métodos me reservo el nombre de "Yoga Solar".

    En cualquier caso, viva el Sungazing, viva el Yoga Solar, y viva el Sol y la Vida.

    Saludos ;-)

    ResponderEliminar