domingo, 4 de abril de 2010

Escuchando nuestras intuiciones

*
Si nos detenemos a escuchar en nuestro propio interior, y nos escuchamos a nosotros mismos, fortaleciendo la confianza en nuestro SER, permitiéndonos así usar nuestra propia Sabiduría interior, eso activa nuestros potenciales. Podemos hacernos un regalo constante a nosotros mismos si decidimos escuchar nuestras intuiciones. Nos susurran bendiciones e ideas valiosas en cada momento. Las intuiciones nos guían constantemente. Haríamos bien en escucharlas, y cada día las escucharemos con más intensidad y claridad.

Los ejemplos los vivimos a diario. Las intuiciones no necesariamente vienen en palabras. Pueden venir en palabras, pero a menudo vendrán de otras maneras: sensaciones, impulsos, corazonadas, etc. Y en esencia, más allá del mensaje concreto que ese momento requiera, en el fondo nuestras intuiciones siempre nos susurran: "Te amo, te amo, te amo, te amo, te amo..."

Dejo a continuación, a modo de ejemplo, un texto inspirado, de muy buena onda, cuyo autor se ha detenido de visita por estos parajes en alguna que otra ocasión. Ahí va:

La energía me llena por fuera y por dentro
En infinitas ondas se transmite
No hay conocimiento sobre algo o nada
Pues yo soy el conocimiento
Me quemo en el fuego
Me elevo en el aire
Me hundo en el agua
Y en la tierra soy lo estable
¿ Quién soy ?
Soy el supremo silencio
Soy el Innombrable.

Ángel


¡Saludos!
*

1 comentario: