lunes, 26 de abril de 2010

Un par de artículos interesantes

*
Os dejo los links a un par de posts interesantes:

1) Mi mayor búsqueda y encuentro: dios (http://cambiaelmundodespiertate.wordpress.com/2010/04/26/mi-mayor-busqueda-y-encuentro-dios/)

2) Tú no eres tú (http://serinmortal.com/blog/2008/04/25/tu-no-eres-tu/)

Este segundo artículo lo voy a copiar aquí, ya que es más breve:

Tenemos la costumbre de identificar nuestro Ser con nuestro ser o nuestro cuerpo-mente. Tu Ser es el verdadero Tú, forma parte de la conciencia Universal y es eterno. Se le conoce también como “Espíritu”, “Alma”, “Yo Superior”, etc. Pero el nombre que se le de es lo de menos.

El ser, es la mente (Ego), el cuerpo, los sentidos con los que percibes el mundo físico.

Existe un campo energético en el universo y todos somos parte de ese campo energético. Todos somos Uno y el Uno somos todos. Puedes llamarlo Dios, Alá o como mejor te parezca. Lo importante es que sepas que el verdadero Tú, el verdadero Ser que tú eres no es este cuerpo.

El cuerpo es solamente un vehículo en el que el Ser se interrelaciona con el mundo para evolucionar no como cuerpo sino como Espíritu. Sin embargo, al dejar morir nuestro cuerpo, el Ser se ve en la necesidad de “tomar” otro para seguir creciendo y evolucionando. Pero es posible seguir haciendolo en el mismo cuerpo sin necesidad de morir.

Lo más importante es darse cuenta de que NO somos éste cuerpo que habitamos, así como el violinista no es el violín que toca, éste es sólo un instrumento que utiliza para representar su arte.

Con la práctica, el violinista va evolucinando hasta convertirse en un virtuoso. La calidad de el violín que toque es muy importante para la calidad de la música que interpretará, sin embargo lo más importante es el violinista; su talento y las horas y horas que haya practicado. Pero aunque pase días enteros practicando su violín, jamás se convertirá en el violín ni el violín formará parte de él. Siempre será solo un instrumento de su arte.

Lo mismo sucede con nuestro cuerpo, que sólo es un instrumento con el cual interpretaremos nuestra “música”, nuestro “arte”.

Pero, a diferencia del instrumento del virtuoso violinista, que con el tiempo y el uso terminará por desgastarse o romperse, por lo cual el músico tendrá que usar otro violín, el cuerpo que tu Ser utiliza, tiene la ventaja de que se auto-regenera, lucha día a día por continuar con vida y en optimas condiciones para que sigas interpretando tu “arte” todo el tiempo que tú lo decidas sin necesidad de cambiar de “instrumento”.

Tu Ser no puede morir nunca; es eterno. Tu cuerpo puede morir si tú así lo decides, ya sea por decisión propia o porque la mente colectiva te lo ha impuesto a través de los siglos.

Desprenderte de la creencia de que Tú eres ese cuerpo no significa descuidarlo o maltratarlo privándole de la alimentación o ejercicio adecuados. Al contrario, de la misma forma que el violinista cuida su preciado violín, mientras más cuides y mantengas tu cuerpo en buenas condiciones, mejor y más placentera será tu experiencia física durante el tiempo que decidas vivir.

Ten siempre presente que Tú eres mucho más que el simple cuerpo que habitas, Tú eres parte de la presencia Universal y formas parte del Todo. La gran mayoría de la religiones han tratado siempre de convencernos que Dios está dentro de nosotros mismos, pero parece que nos empeñamos en seguirlo buscando afuera y es ahí donde radica todo nuestro sufrimiento y nuestro temor a la muerte.

Desprendete de ese temor a la muerte, sabe que esa fuerza omnipotente que impregna el Todo también es parte de ti y tu eres parte de ella. No hay separación entre Tú y el Todo, o Dios o como quieras llamarlo.

Cuando sepas que Tú eres esa energía creadora y pierdas el temor a la muerte y a cualquier cosa; cuando tengas contácto con el verdadero Tú en tu interior, te darás cuenta de que el tiempo y la muerte son realmente una ilusión creadas por el Ego. Cuando te pongas en contácto con la conciencia Universal que no es otra cosa más que amor puro, comenzarás a ver la inmortalidad como una realidad. Y cuando todo el odio, el rencor y cualquier emoción negativa salga de tu corazón y proyectes hacia el exterior (proveniente del interior) a tu verdadero Ser, -el que no es otra cosa más que amor puro- no importa la edad cronológica que tengas, tu cuerpo comenzará a regenerarse y así se mantendrá por todo el tiempo que tu lo decidas o lo necesites para seguir evolucionando espiritualmente en éste mundo sin necesidad de reencarnar en un nuevo cuerpo.

Luigi / Tú no eres tú

¡Saludos!
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario