viernes, 21 de mayo de 2010

Sueños fugaces

*
No existe la muerte. La muerte es un sueño fugaz.

No existen las enfermedades. Cualquier enfermedad es un sueño fugaz.

No existen los accidentes. Todo accidente es un sueño fugaz.

No existe la guerra. Sueño fugaz.

No existe el dolor. Sueño fugaz.

No existe la pérdida. Sueño fugaz.

No existe la escasez. Sueño fugaz.

No existe enemigo alguno. Sueño fugaz.

No existe el cuerpo limitado. Sueño fugaz.

No existe la mente egoísta separada. Sueño fugaz.

No existe el envejecimiento. Sueño fugaz.

No existe la debilidad. Sueño fugaz.

No existe la discordia. Sueño fugaz.

No existe el mal. Sueño fugaz.

No existe la traición. Sueño fugaz.

No existe el amor no correspondido. Sueño fugaz.

Nada irreal existe. Lo irreal son 'sueños fugaces' que no producen ningún efecto sobre el SER.

Sólo existe el SER, que es UNIDAD y por lo tanto es AMOR, pues en una única UNIDAD existente no hay cabida para lo enemigo.

El SER simplemente ES. LO ÚNICO PERMANENTE. PERFECTO Y PLENO. AHORA Y SIEMPRE.
*

6 comentarios:

  1. Perfecto, Toni, perfecto.
    Una entrada potente y verdadera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No existes tu, no existo yo
    ni la palabra que nos une
    ni la idea que nos reconoce...
    Solo "aquello", que nunca alcanzaremos como objetos que sueñan, aunque muy posiblemente si como subjetividad en lo soñado.
    un saludo (desde la ilusión)

    ResponderEliminar
  3. Gracias por resonar, José Manuel. Puesto que no estamos separados y por así decir todos usamos una misma Mente, cuando resonamos con ideas así, los ecos alcanzan a todos los seres en toda la eternidad. Y las olas que rebotan nos alcanzan una y otra vez a cada uno, en este compartir a través del SER-UNIDAD que todos unidos somos.

    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar
  4. Brillante mensaje, Santosham, pleno de Unidad. En cambio, soñar con la ilusión de la separatividad nos conduce inevitablemente a los conflictos, a la guerra; peleando "yo y lo mío" contra el "tú y lo tuyo", hasta que el Uno (o "aquello", o el nombre que elijamos para designarlo) se despierta de tal sueño y descubre felizmente que la Realidad nunca cambió ni fue perjudicada por los intrascendentes sueños.

    ¡Saludos! :-)

    ResponderEliminar
  5. Contundente Toni!

    Sólo lo Real es permanente!

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  6. Sí Joy, sólo lo Real es permanente, ¡y cuánto gozo nos proporciona enfocarnos en la Verdad!

    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar