sábado, 12 de junio de 2010

Ánimo

*
El siguiente mensaje lo escribí hace unos días en un foro para animar a una compañera. Otra compañera del foro comentó que a ella también la había venido bien leerlo. Así que lo copio aquí porque en fin... nunca se sabe si alguna persona más sienta bien leer palabras de ánimo como las siguientes:

M.: Veo que ya te han dado algunas ideas muy buenas. Por mi parte comentaré alguna cosa más: de ahí se sale, se sale siempre, antes o después, incluso de manera espontánea, sin que aparentemente tengas que hacer nada. En mi vida tuve algunos momentos muy "malos", especialmente dos, en 2001 y 2003, fueron dos ocasiones en las que quise suicidarme. Pocos años después me alegré de que no lo hice, pues sin saber cómo mi vida se fue enderezando. Curiosamente las circunstancias que rodeaban mi vida no cambiaron demasiado, son similares a mis circunstancias actuales, ni malas ni buenas. Pero lo que sí cambió, por lo visto, fue mi forma de vivirlas. Actualmente se podría decir que estoy en el mejor momento de mi vida, con la fortaleza y confianza de sentir que ya nada puede desanimarme en la manera como sucedía en aquel entonces. Fluctuaciones de ánimo aún experimento, sin embargo saboreo cada estado de ánimo y me siento fortalecido y agradecido con cada paso, con cada circunstancia. En 2001 esto me hubiera parecido algo remoto, pero la Vida cambió mi manera de sentir las circunstancias. Y está cambiando también tu manera de sentir. Ten paciencia contigo misma, esto pasará. Cuando sientas el fuerte impulso de explorar algo nuevo, explóralo. Cuando sientas ganas de quietud o de pasividad, entonces simplemente relájate. No se sabe cómo pero la Vida te sacará amablemente de ese pozo que crees percibir (el cual sólo está en tu imaginación, pero es una imaginación que la Vida te va a ayudar a limpiar), la Vida te lleva de la mano con tanta suavidad que quizás ni te vas a dar cuenta de cómo sales de esas sensaciones. Tan suavemente sucede a veces que solamente nos damos cuenta cuando, pasados los meses o los años, miramos hacia atrás y de repente recordamos "aquella época de bajón", y entonces nos damos cuenta de que hace años que nos habíamos elevado de esa situación. Tan suavemente que ni nos habíamos percatado de ello, y simplemente habíamos comenzado a vivir la vida más animados sin que la mente retornara al pasado.

Cuando hayas superado todo esto y eches la mirada atrás, con la visión de la claridad, te darás cuenta de que siempre, incluso en la época del bajón, incluso ahora mismo en junio de 2010, estuviste envuelta en la santidad de Dios, siempre estás acariciada por la Luz del Amor. Incluso ahora mismo, si escuchas en silencio, ese silencio que te permita dejar de dar importancia a esos pensamientos y emociones que no son el núcleo de tu Ser... en ese silencio puedes captar que nada importa... ¡al "mundo" que le den! ¡Que le den bien dado! ¡Qué se cree este mundo! ¡Se cree alguien, se cree que puede influirnos, se cree que es algo real! Pero no, todo eso, las circunstancias aparentes, y los pensamientos, y las emociones, son simplemente como nubes que surcan el cielo. No te desanimes nunca por las nubes, ni siquiera si llueve, porque las nubes pasan, ninguna nube es eterna. Y estando atenta vas a poder captar que incluso con nubes sigue estando con nosotros el cielo. Incluso entre ruidos sigue estando el silencio. Incluso entre las aparentes apariencias sigue palpitando el SER en nuestro interior.

No tienes idea del incalculable valor que tienes, debido a que al concentrarte en las nubes pierdes la perspectiva de ti misma. Te has quedado traspuesta (dormida) unos segundos, simplemente. No es grave, no pasa nada. Ya estás despertando, las nubes pasan, de ahí se sale incluso sin hacer nada, simplemente porque sí, porque tu Esencia estira de ti hacia la Verdad que Eres. Nada puede separarte de Lo Que Eres. Y esa Paz ya está sonriéndote, ahora mismo, cada segundo de tu vida. Esta Paz, que es tu Ser, te cuida sonriéndote durante tu pesadilla. Tú quizás olvidaste que esta pesadilla no es real, pero la Paz que Eres lo recuerda por ti. Quizás olvidaste tu SER, pero puedes estar segura de que tu SER no te ha olvidado a ti. Y estás a salvo. Lo puedes saber ya. Ahora. Captando tu SER en el Silencio (silencio de pensamientos, de emociones... esto no quiere decir que no aparezcan pensamientos o emociones, sino que tú te das cuenta de que esos pensamientos o emociones no importan un pimiento, son nubes que pasan). Puedes captar tu SER ahora en Silencio. Y no pasa nada si, como yo, que me hice el despistado y tardé unos años en darme bien cuenta de esto. Así y todo, sin hacer nada, surgió el salir del bache. Porque la Vida no se olvida de nosotros.

Las nubes vienen y se van. En lugar de llorar por ellas, guiñémoles el ojo a las nubes y sepamos que no pueden afectarnos. Incluso podemos jugar con ellas, ver algo hermoso en esas nubes, como cuando vemos películas "trágicas" pero las disfrutamos porque sabemos que es una película.

Deja este asunto, y mejor todos los asuntos, en manos de la Vida, M. ¿Para qué llevar tú el peso de tu vida cuando el Amor está deseando hacerlo todo por Ti? La Vida se está ocupando ya de ti. Ten paciencia contigo misma. Trata de disfrutar de la película, pregúntate: "¡A ver cómo evoluciona este personaje que creí ser!". Tu verdadero Ser es muuuuuuucho más que el personaje "humano" que creíste que eras. Eres más que mágica, eres eterna, deliciosamente divina, con un ser que en esencia es paz y felicidad sin límites. Y esto es algo que vas a descubrir, captando la Verdad que hay entre nube y nube, e incluso a la vez que las nubes. El Brillo que eres jamás podrá apagarse.

No hay nada que hacer. Deja que la Vida haga y en un momento dado te sorprenderás siendo feliz. No hace falta decirte que fluyas porque la Vida ya está fluyendo contigo. Lo Bueno va a suceder tan pronto como te rindas a la Vida. No seas exigente contigo misma ni con la Vida. Deja que todo fluya. Ya va la brisa, siéntela.

¿Dónde está ese bache o ese bajón ahora mismo? No es más que una fantasía: una colección de pensamientos y de emociones, una colección de nubes a la que le has dado una inmerecida importancia. Retírale esa importancia. ¡Qué importan esas nubes! Deséchalas y observa lo que sucede en el Momento, más allá de las nubes. Ahí estás Tú, ahí está tu Ser. ¡Que le den a las nubes! ¿Acaso esas nubes merecen una sola lágrima tuya? Entrégale esas nubes a la Vida y deja así que la Vida seque tus lágrimas con su suave pañuelo de Amor. La Vida es UNA. La Vida lo hace todo. Todo lo que es Real, es parte de la Vida, eso te incluye a Ti y por lo tanto estás a salvo: formando parte del Ser más Poderoso y Benigno del Universo. Y todo lo que es irreal... no son sino nubes ilusorias que algún día te reirás de ti misma por haberlas tomado tan seriamente. Un Ser eterno como tú no puede temblar ante las tenues nubes ilusorias. Salvo que se haya dormido, pero eso no es ya problema. Porque ya estás en proceso de despertar. Te diré un "secreto": cuantas más ganas de despertar tengas, más rápidamente sucede. Para ello, has de entregar todo a la Vida, en la confianza de que Dios-Vida es Amor y sabe mejor que nadie lo que hacer con cada circunstancia.

Además, entregues o no entregues, estás a salvo. Los sueños jamás han hecho daño real a nadie. Y de los sueños siempre se despierta. Porque al final, quieras que no, los sueños acaban por aburrir. Y nada puede mantener contra su Voluntad a un Hijo de Dios. El día que un Hijo de Dios se aburre del sueño, entonces el sueño comienza a desvanecerse, comienza a tambalearse. ¡El sueño sí tiene motivos para temblar, pues es ilusorio! En cambio, el Hijo de Dios puede relajarse en la Belleza de su eternidad. Miles de bendiciones te esperan, M. Ya están contigo, aunque no las veas. Es como cuando por mirar al Sol, no vemos durante unos segundos las demás cosas. Esas bendiciones ya están contigo, rodeándote por todas partes, pero son difíciles de ver mientras prestes más atención a las nubes que a la Verdad. Simplemente olvídate de las nubes. No son nada. No odies las nubes, simplemente deja de darles importancia. Tú eres importante, las nubes no. Tú Eres Real.

Estás a salvo, siempre. Empieza a soltar las nubes ilusorias. Puedes empezar por cualquiera, por ejemplo desechando con una sonrisa a esa tonta nube que te dice: "¡no estás a salvo!". En el fondo de Ti sabes que lo que dice esa nube es mentira. Pero las nubes no pueden obligarte a creer en ellas. No pueden obligarte a seguir creyendo que las cosas van mal. Tú sí decides, pues Tú, como Hija de Dios, sí Eres Real.

Sí, estás a salvo, siempre. No hay ningún problema en el Ahora, en el Momento. Y conforme confíes más en esto, las apariencias se irán retirando y dejarán espacio a la Verdad, que te colmará de Felicidad mucho más allá de tus más disparatadas fantasías.

No hace falta ni que esperes, puedes empezar a sentir la Felicidad y la Paz ya. Ahora, en este Momento, en el Momento eterno. Es tu Ser. Es Lo Que Eres. Nada te puede separar de tu Ser. Eres bendita, un Rayo del Sol Divino de la Vida.

Ríete, ríete mucho de las nubes, ríete de ellas, sin miedo. Esas nubes nada pueden sin tu apoyo. El SER te apoya a ti, incondicionalmente. Tienes derecho a relajarte y reír. Incluso Ahora, si captas en silencio la Verdad, tu SER. Perderás todo miedo a lo ilusorio pues sentirás la Paz de la Verdad, de tu SER.

En este Momento lo tienes todo. Ten paciencia contigo misma, pero confía en que en este Momento lo tienes todo. Aunque no confíes es la Verdad, y la Verdad se va a manifestar. Pero todo será mucho más rápido, con un despertar veloz, si le retiras la importancia a las nubes y se la das al Momento, a tu Ser. Allá donde pones tu atención, estás tú. Durante siglos los humanos hemos puesto nuestra atención en las nubes (pensamientos caóticos, emociones desequilibrantes), pero nada nos impide dirigir nuestra atención a la Verdad. Excepto nosotros mismos. Pero incluso eso por poco tiempo, pues lo ilusorio es cíclico y repetitivo y llega un momento, con el paso de los ilusorios siglos, en que llega a aburrirnos... y eso es un indicio del despertar.

Este Momento es todo lo que necesitas. Y el Momento ES siempre contigo. De hecho, el Momento, el cual es eterno, ES tu SER.

Un abrazo
*

2 comentarios:

  1. ¡Me lo cooopioo! Más clarito agua. Esto sube el animo a todos los cuerpos ficticios que creamos en éste juego virtual que es el mundo. Como no va a hacerlo, si de un plumazo nos saca del cuerpo ficticio y nos lleva a identificarnos con el Ser que somos en realidad ; y bueno, si no nos identificamos del todo con el Ser que somos ,no pasa nada, pues de todas formas se hace recordar que el Ser: la Vida, nos sacará del problema casi sin darnos cuenta. Muy bueno, en verdad creo que éste escrito es maravilloso. Me encanta

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que a ti tambiém te haya gustado, Amaranta.

    Un abrazo :-)

    ResponderEliminar