jueves, 28 de octubre de 2010

¿Cómo podrían pensar los zapatos "yo voy adonde quiero"?

*

¿Cómo podrían pensar los zapatos "yo voy adonde quiero"?

No sería gracioso que un zapato le dijera a su "pareja": "siempre vamos a los mismos sitios, ¡tenemos la misma opinión sobre qué lugares conviene visitar!"?


¿No sería absurdo que un coche dijera: "voy a la gasolinera, ¡que tengo sed!", sin considerar al humano que juega con el volante, el acelerador y el freno?

Y si el coche fuera teledirigido, ¿mejoraría eso en alguna medida la credibilidad de su supuesta voluntad?

¿No sería absurdo que la fruta madura gritara al caer del árbol: "¡Apartaos, que me tirooooooo!"?

¿O que un humano pensase que su voluntad es independiente de la Totalidad?

Y de todos modos ¡qué puñetas importa!

Nadie pudo escribir esto.

¿O no, o sí, o qué más da?

¡Ja! :-)
*

1 comentario:

  1. exacto...

    imaginemos zapatos reencarnando en esta y aquella esquina... ¡desconunal!!!

    que más da...

    ResponderEliminar