domingo, 3 de octubre de 2010

Todo está bien

*
Todo está bien. Siempre, más allá de las apariencias, todo está bien. Hay un orden divino el cual es bondadoso y lo envuelve todo. Es obvio que la idea de que "Todo está bien" resulta un absurdo desde el punto de vista de quien mira los acontecimientos mediante la mente limitada, pues esta mente "limitada" se enfoca en las apariencias y las toma como si fuesen verdad (la propia "mente limitada" no es más que otra apariencia: la actitud de autoconsiderarse un ser limitado, en lugar de reconocer la Verdad Ilimitada del Ser). Visto así, por supuesto, no todo parece estar bien. Si uno cree haber perdido un familiar, o haber sufrido alguna desgracia, entonces no parece que todo esté bien. ¿Cómo puede estar todo bien existiendo la muerte, existiendo las enfermedades? Y sin embargo, tanto la muerte como las enfermedades son apariencias y no realidades.

No hay por qué insistir. Cada uno verá aquello en lo que cree, y está bien así. Cada uno juega la vida como quiere. Pero, sin embargo, un día u otro, en una "vida" u otra, alguna vez cada ser se acaba dando cuenta, despierta y consigue recordar la Verdad, y entonces comprende que, desde siempre, todo estuvo bien, todo está bien y todo estará eternamente bien.

No hay pérdida, pues vivimos en el SER ÚNICO, el cual es Amor y Bondad.

No hay nada más que el UNO. El cual es Amor. El cual es Bondad. El cual es Felicidad perfecta. El cual es la Vida eterna. El cual ES.

Y todo está bien. Tanto si parecemos estar despiertos como si nos dormimos o jugamos al juego de la aparente dualidad. Más allá de los juegos, de las fiestas, de las fantasías, está siempre el UNO. Donde todo es Armonía. Todo está bien.
*

3 comentarios:

  1. Precioso, me ha encantado.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Todo está bien, tanto si nos gusta como si no...

    gracias... amigos por el post y los ricos comentarios
    un saludo

    ResponderEliminar