miércoles, 1 de diciembre de 2010

Aquí mismo, ahora mismo (Tony Parsons)

*
Yo soy... la expresión divina exactamente como soy. Aquí mismo, ahora mismo. Tú eres la expresión divina exactamente como eres. Aquí mismo, ahora mismo. Eso es la expresión divina, exactamente como es. Aquí mismo, ahora mismo. No hay que añadirle ni quitarle nada, absolutamente nada. No hay una cosa más válida o sagrada que otra. No hay requisitos que satisfacer. El infinito no se encuentra en alguna otra parte esperando que lo merezcamos.

No tengo ninguna experiencia de «la noche oscura del alma», o de entregarme, o purificarme, o pasar por algún tipo de transformación o proceso. ¿Cómo puede el ilusorio y separado «yo» practicar algo para revelarse como ilusorio? No necesito ser serio, honesto, deshonesto, moral o inmoral, estético o burdo. No hay puntos de referencia. La historia de la vida que aparentemente ha acontecido es singular y exactamente apropiada para cada despertar. Todo es como debería ser, ahora mismo. No porque contenga un potencial hacia algo mejor, sino sencillamente porque todo es expresión de la divinidad.

Tony Parsons
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario