domingo, 26 de diciembre de 2010

¿El que calla, otorga?

*
Hay un refrán que dice: "Quien calla, otorga". Lo conozco desde que era niño pero ha sido hoy, mientras cenaba, cuando me ha venido a la cabeza que este refrán no es tan certero. En realidad, quien calla, no otorga (al menos no necesariamente). El que calla, calla. Y punto. Las conclusiones que saquen otras personas de su silencio son cosas de la mente. A veces esta actitud de que si alguien dice algo y si callas significa que estás de acuerdo, puede convertirse en una especie de "chantaje" de la mente para caer en la "tentación de discutir".

Así que, al menos para mí, cuando calle, simplemente callo. Y cuando vea a alguien callar, nada de sacar conclusiones acerca de que su silencio signifique que respalda lo que otro haya dicho antes. Es la mente la que quiere respuesta (sea a favor o en contra) para sentirse respaldada o para tener una excusa más para discutir.

El silencio es silencio. No lo que la mente interprete acerca de él.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario