domingo, 16 de enero de 2011

Otra charla de 1937

*
Fragmento de una de las charlas del 23 de enero de 1937 con Bhagavan Sri Ramana Maharshi (signos empleados: D=Devoto/a, M=Ramana Maharshi):

D: ¿Es correcto pensar que todo lo que nos acontece son mandatos de Dios y que, por lo tanto, sólo es bueno?

M: Desde luego que sí. Sin embargo, todos los demás y Dios no son aparte del Sí mismo. ¿Cómo pueden surgir pensamientos sobre ellos cuando usted permanece como el Sí mismo?

D: ¿Es la «entrega» aceptar todas las molestias físicas, como hormigas, mosquitos, serpientes, etc, y, al aceptar, querer o cesar de ser realmente dañado por aquéllos?

M: Lo que quiera que sea, ¿es eso aparte de usted, el veedor o el pensador?

Una señora parsi de la audiencia intervino: —Si ellos no son aparte, ¿no sentimos nosotros las picaduras de las hormigas?

M: ¿A quién le pica la hormiga? Al cuerpo. Usted no es el cuerpo. Mientras usted se identifica con el cuerpo usted ve hormigas, plantas, etc. Si usted permanece como el Sí mismo, no hay otros aparte del Sí mismo.

D: El cuerpo siente el dolor de la picadura.

M: Si el cuerpo la siente, que sea él quien pregunte. Que el cuerpo cuide de sí mismo. ¿En qué le toca eso a usted?

La señora norteamericana preguntó nuevamente: —¿Significa la entrega completa que deben ser aceptados todos los ruidos y molestias que nos rodean, incluso durante la meditación? ¿O hemos de buscar una caverna en una montaña para estar en soledad? ¿No hizo esto Bhagavan?

M: No hay ninguna ida ni regreso. Se dice que el Sí mismo no es afectado por los elementos, que es infinito y eterno. No puede moverse. No hay ningún lugar donde moverse para el Sí mismo.

D: Pero, en el proceso de encontrar al Sí mismo, ¿es esta búsqueda de ayuda externa espiritualmente legítima?

M: El error está en la identificación del Sí mismo con el cuerpo. Si Bhagavan es el cuerpo, usted puede preguntar a ese cuerpo. Pero comprenda a ese a quien usted se dirige como Bhagavan. Él no es el cuerpo. Él es el Sí mismo.

Entonces ella se refirió a un artículo aparecido en Harijan, donde se dice que todo es Dios y que nada pertenece al individuo, y demás.

M: Todas las cosas, el individuo, Dios y todo son sólo el Sí mismo.
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario