viernes, 11 de febrero de 2011

Trinos de un "pájaro" llamado Jeff

*
Voy a citar algunas reflexiones más de Jeff Foster, de su libro "Una ausencia muy presente", así con este post y los anteriores le habremos dado un buen repaso a dicho libro jejeje...

Tú jamás podrás liberarte de la búsqueda, porque eres la búsqueda.

***

Considera la posibilidad de que no estés leyendo estas palabras.

***

Todo lo que te ha sucedido en la vida ha sido perfecto. Todo ha ocurrido para que te encontrases con el personaje exactamente donde estaba. Y qué duda cabe de que así lo hizo, porque todo lo que ocurre es, en última instancia, una proyección de ti mismo.

***

Lo único que hay es juego. Juega, pues, con la vida. ¿Acaso hay algo más que hacer cuando desaparece la búsqueda?

***

¿Quieres despertar? Antes que nada debes descubrir si hay alguien sentado en esa silla. Y, cuando te das cuenta de que, en esa silla, no hay nadie, reconoces también con suma claridad que nadie puede nunca despertar.

***

Tú no puedes dejar de pensar. ¿Puedes acaso empezar a pensar? Si realmente fueses el creador de tus pensamientos, si realmente estuvieras creando los pensamientos dolorosos, también podrías ponerles fin. En tal caso podrías detenerlos y también podrías no haberlos siquiera iniciado.

¿No ves acaso que los pensamientos no son tuyos? ¿No ves acaso que tus pensamientos son tan tuyos como el canto de ese pájaro? El pájaro canta y los sonidos ocurren, eso es todo.


***

Nadie ha muerto nunca. (...) ¿Crees acaso que puedes morir? Pregúntate antes si realmente naciste.

***

El dolor es siempre una historia del dolor, es siempre una historia pasada.

***

Lo único que existe es la bondad.

***

(...) Y también sabía que todo lo que pudiese decir al respecto sería falso. El Tao del que puede hablarse no es el verdadero Tao.

***

Yo no tengo el menor interés en lo que el mundo me diga. Y comparto, por el puro gozo de hacerlo, este mensaje hasta el momento en que deje de compartirlo. La gente escuchará o seguirá su camino y todo me parecerá bien.

***

Renunciar a las prácticas espirituales no es más que otra práctica espiritual.

La ideología anti-práctica espiritual no es más que otra ideología.


***

La ira nunca es tuya. (...) nunca ha sido tu ira. No es más que ira. (...) Y no hay, en eso, ningún problema. La ira no es, en tal caso, más que una expresión de la energía que se convierte en parte de la textura de este instante. Canta un pájaro, pasa un coche a toda velocidad, un gatito se frota contra tus piernas y aparece la ira. La ira no es sino una más de las cosas que están ocurriendo.

La ira —o miedo o cualquier otra emoción, sensación o sentimiento— ocupa también aquí un lugar. Con demasiada frecuencia se considera que la espiritualidad consiste en desembarazarse de las llamadas emociones "negativas" y en tratar de acercarse a lo que consideramos "positivo". Pero ésa no es más que una falsa dicotomía que acaba escindiendo el mundo en dos. (...) cuando la vemos con claridad, la ira es totalmente inocente. Entonces no hay necesidad alguna de dirigirla contra el mundo. Entonces no vas por ahí matando, torturando ni mutilando a nadie. Porque lo que entonces ves es que no hay nada, absolutamente nada, que debas defender. Sólo hay ira, sin nadie que esté enfadado.

Cuando dejamos que la ira viva su propia vida, no hay problema alguno porque, en tal caso, se desvanece del mismo modo en que aparece. Y lo mismo sucede con el miedo, la tristeza y la alegría. Llegan y se van sin dejar rastro, antes de que puedas decir "estaba enfadado" o "tenía miedo". En el momento en que lo mencionas, la ira y el miedo han desaparecido, se han ido y se han visto reemplazados por algo nuevo. Todo está limpio y hay un retorno a la inocencia.


***

(...) Dios canta en todo y como todo.

No en vano, el significado literal de la palabra "universo" es el de "una sola canción".


Jeff Foster
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario