domingo, 13 de marzo de 2011

Vivirlas en profundidad

*
... Una vez estaba sentado en una entrevista, en el Centro Zen de Cambridge, cuando entró un hombre, tremendamente excitado, afirmando que acababa de tener una experiencia de iluminación. ¡Y la describió muy detalladamente! El maestro le escuchó y de la forma más amable posible le preguntó: «¿Puedes mostrarme esa experiencia ahora mismo?». De este modo hacía saber al estudiante que si la experiencia había sucedido en el pasado, ya no la vivía. Lo importante es lo que está sucediendo ahora.

Con frecuencia tenemos —respecto a una cosa u otra— en nuestra vida la sensación de que: «Si eso no fuera así, sería feliz... Si no tuviera miedo, si no me enfadara, si no me sintiera solitario...; si no tuviera que lavar los platos, o sacar la basura, o cumplimentar mi declaración de la renta...; si no fuera viejo, si no estuviera enfermo, si no tuviera que morir...». Pero todo eso está ahí. Ésta es la situación tal y como es. Y ninguna situación te impide practicar. No hay nada en ellas que te impida ser verdaderamente feliz. Es lo que haces de ellas lo que establece la diferencia.

Y lo que has de hacer es siempre lo mismo: entregarte a ellas por completo. Vivirlas en profundidad.


Larry Rosenberg
*

1 comentario:

  1. Sí :-) La Vida que tiene toda la Sabiduría ya nos pone las experiencias en el presente que debemos vivir; nosotros tranquiamente podemos (si queremos) dejarnos llevar en ellas , perdiéndonos en su acción/meditación/oración. Es el "Hágase Tu Voluntad" :-)... con plena Confianza y seguridad.

    Nos lo dicen de muchas maneras y poco a poco vamos experimentando esa sensación de Confianza en la Vida, porque el Hogar está muy cerquita cuando dejamos de luchar nerviosos y vivimos perdidos en el momento Presente. Todos lo conseguiremos porque en "realidad" ya lo conseguimos ;-)

    Saludos Cordiales

    ResponderEliminar