jueves, 14 de abril de 2011

La apariencia de «mente dividida» es soñar

*
Para soñar, tenemos que dividir la mente.
Para vivir y morir, tenemos que dividir la mente.
Cuando renunciamos a la mente dividida, ¡somos la totalidad!
¿Puede «uno» estar solo en ausencia de «otro»?
A menos que «uno» sea «todo» no puede ser «uno»;
a menos que «todo» sea «uno», no puede ser «todo».


Wei Wu Wei
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario