sábado, 23 de abril de 2011

La Totalidad es incognoscible (en términos de conocimiento objetivo, pues Lo Único no puede ser objeto de nada)

*
La manifestación aparente de los fenómenos tiene lugar por completo en la mente, esto es, en un universo conceptual que, por sí solo, también es una objetivización carente de realidad, al igual que cualquier otra manifestación psíquica como, por ejemplo, los sueños y las alucinaciones.

(...)

(...) La totalidad no es una «cosa» que pueda ser conocida ya que el conocimiento es resultado de la división, y un objeto nunca puede conocer al sujeto que es la totalidad de lo que es.

Podemos comprender que somos eso porque eso es todo lo que podemos ser, pero nunca podemos llegar a conocer «lo que es» —pues «eso» no es «cosa» alguna que pueda ser conocida —de otro modo que no sea conceptualmente, al igual que ocurre con todos y cada uno de los sucedáneos duales y ficticios objetivizados como «tú».

Wei Wu Wei

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario