domingo, 21 de agosto de 2011

Agradecimiento

*
Cada respiración. Aquí Dios, Amor.

Cada respiración. Cada respiración. Cada respiración. Bondad. Abundancia. Nutrición divina. Néctar inmortal. Dios respirándose a Sí mismo.

Aunque la respiración entendida corporalmente es un espejismo, reflejo o ilusión, aún ahí, dentro del teatro de las apariencias, se encuentra la raíz de la Verdad.

Respirar es más allá de los pulmones.
Respirar es más allá del aire.
Respirar es ser.
La respiración huele a Dios.

Dios-Bondad está siempre Aquí, al alcance de la mano.

Brota el placer, brota el agradecimiento.
Dios respirándose a Sí mismo.
Dios brindándose a Sí mismo.
Dios amándose a Sí mismo.
Dios agradeciéndose a Sí mismo.

¡GRACIAS!
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario