lunes, 5 de septiembre de 2011

Con los ojos bien abiertos

*
«Uno no se ilumina imaginando figuras luminosas, sino cobrando conciencia de la oscuridad».

Carl Jung


«Son muchas las personas que afirman querer fundirse con todo cuando lo único que, en realidad, quieren, es fundirse con lo placentero y hermoso, con la beatitud y el amor. Pero esas personas no parecen darse cuenta de que la anhelada iluminación no sólo implica la fusión con los aspectos luminosos, sino también con los aspectos sufrientes, con todos los seres y a todos los niveles».

Lee Lozowick

«Lo que nos molesta de los demás puede aumentar la comprensión que tenemos de nosotros».

Carl Jung

«A veces resulta más sencillo admitir ciertos aspectos de nuestra conducta cuando empezamos observándolos en los demás y lentamente nos permitimos verlos dentro de nosotros. El autor y chamán Carlos Castaneda llamaba pinches tiranos a quienes mostraban conductas desagradables, considerándolas sumamente útiles en el camino espiritual porque, gracias a nuestra reacción a esas personas, podemos descubrir los aspectos en los que todavía nos hallamos emocionalmente entrampados. Según dice, el místico ruso G. I. Gurdjieff invitaba deliberadamente a vivir en su comunidad a individuos con personalidades desagradables y provocadoras para que, de ese modo, sus discípulos pudiesen entender mejor las profundas proyecciones que alentaban su reactividad, lo que les permitía asumir la responsabilidad de sus proyecciones y hacerse cargo de ellas».

Mariana Caplan

«¡Yo no he sido!». (Típica exclamación del ego, ¿no?)

Wes Nisker

Las citas de este post las he tomado del libro Con los ojos bien abiertos: La práctica del discernimiento en la senda espiritual, de Mariana Caplan.
*

1 comentario:

  1. ¡Muy bueno! Una persona que entienda que las personas que le desagradan son un trampolín a su propio entendimiento, es mi amiga.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar