jueves, 8 de septiembre de 2011

Sungazing finalizado: 400 días de mantenimiento

*
No tengo grandes novedades que contar, pero finalmente voy a postear este "informe final" sobre mi experiencia con el sungazing, una vez acabado por completo el protocolo (ahora miro el sol por placer, hace tiempo que ya no hay protocolo que completar). Cuando oí hablar de sungazing por primera vez, en junio de 2009, busqué por internet toda la información que pude encontrar y me hubiera gustado haber encontrado testimonios de quienes hubieran acabado la práctica (incluso si no tuvieran nada especial que contar; en aquel entonces, el mero hecho de que no se hubiesen quedado ciegos mirando al sol ya me hubiera supuesto una "información" tranquilizadora jejeje).

Si alguien lee sobre sungazing por primera vez, que sepa que no se mira al sol a tontas ni a locas sino respaldado por un sensato protocolo de seguridad. Puse un post explicatorio sobre el sungazing, con numerosos links para profundizar seriamente en esta técnica, aquí: http://jugandoalegremente.blogspot.com/2009/10/sintesis-del-sungazing.html

Como ya indiqué en mis anteriores posts sobre este tema, mi práctica no ha sido nada espectacular (no lo he hecho por motivos de salud). Y en este "año de mantenimiento" no han surgido novedades dignas de mención, por lo que sigue vigente lo que escribí en el post de cuando alcancé los 45 minutos de protocolo: http://jugandoalegremente.blogspot.com/2010/04/45-minutos-de-sungazing.html (no me voy a repetir, así que quien le interese, puede leerlo clickeando ahí).

Algunos datos estadísticos generales, a modo de resumen:

Inicié la práctica del sungazing el 5 de junio de 2009.

Alcancé los "9 meses-45 minutos" del protocolo el día 1 de abril de 2010.

El 2 de abril de 2010 inicié el "año de mantenimiento", o sea, un mínimo de 15 minutos al día durante 365 días.

El día 365 acabé el año de mantenimiento, que en mi caso duró hasta el día 4 de agosto de 2011.

Luego, ya por gusto, he seguido mirando, y llevando las cuentas durante un tiempo, por mero capricho de alcanzar cierta cifra que me agrada. Esta mañana (8 de septiembre de 2011) ha sido el día número 400 de mantenimiento, un número bien redondito, si bien el mantenimiento como tal ya acabó en su día. Pronto dejaré de cronometrar y miraré simplemente según surja (como ahora, pero ya sin controlar cuánto tiempo ha sido). Durante el año de mantenimiento, en mi caso, he estado mirando generalmente media hora o más, estos días por ejemplo me surge mirar durante hora y media diaria, sumando el tiempo de la mañana (por las mañanas estoy mirando entre 45 minutos y una hora) y el de la tarde. Probablemente quede como una costumbre, pues me da alegría, al igual que tomar el aire o cualquier otra costumbre sana.

Esta mañana he estado mirando al sol poco más de 49 minutos. Ayer fueron 66 minutos por la mañana y 25 por la tarde. Al estar acostumbrado a mirar muy frecuentemente, para mí no hay gran diferencia entre mirar 30 minutos o el doble, los ojos se sienten bien en cualquier caso. El tiempo concreto que miro cada día, se decide por sí solo, por intuición.

Mi principal agradecimiento al sungazing es el ser una manera simple de brindarme unos momentos de paz. Ni buscaba más (mi salud era buena, lo sigue siendo) ni me parece poca cosa el pasar estos ratos tan tranquilo. No he recomendado la práctica del sungazing a nadie porque creo que cada persona resuena con maneras diferentes de sentirse en paz. La inspiración puede obtenerse de muchas maneras, por ejemplo meditando, paseando por el monte, etc.

En principio, con este post doy por finalizados mis posteos sobre sungazing. Me ha gustado. Pero no tengo nada nuevo que contar.

¡Saludos!
*

3 comentarios:

  1. Esto es algo absolutamente nuevo para mí, por lo menos en nombre. Vi una vez un documental en Discovery Channel sobre el "niño Buda" y ahí aparecía un señor que afirmaba haber estado años sin ingerir alimentos alimentándose sólo por la luz solar. Le hicieron unos estudios en varios días de filmación continua y el señor no presentaba signos de deshidratación o similares.
    Eso es lo más cercano al Sun Gazing que escuché o leí en mi vida.

    Y ahora esta entrada. Quizás me vendría bien un poquito de sol jajaa. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola llevo cerca de dos meses con la practica, en lo personal e tenido cambios positivos, como lo comentas con paz espiritual entre otros aun haciendo mis labores :), voy a seguir con la practica... Tengo poco vesitando tu blog Toni me gusta mucho, gracias. saludos desde Sonora,Mexico

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado tu post. Yo acabé mis 45 minutos a principios de 2010, luego estuve haciendo el mantenimiento, hoy día en cuanto puedo lo practico. Cuando lo hago varios días seguidos experimento una gran paz y agradable conexión con la vida, me reubica y devuelve a mis raíces con la naturaleza.

    ResponderEliminar