jueves, 26 de enero de 2012

La Gracia de Ramana Maharshi

*
Sri Muruganar, protagonista de la siguiente anécdota junto a Ramana Maharshi (Bhagavan), fue uno de los devotos más fervorosos, y un gran poeta inspirado, y por la gracia de Ramana acabó siendo plenamente consciente de la Verdad (se «despertó», «realizó» o «iluminó», como se quiera decir), lo cual expresó en algunos de sus versos de agradecimiento; pero la anécdota siguiente es una breve mención de una de las formas como fluyó la gracia de Bhagavan. Valga de ejemplo de que cuando uno está abierto y listo para recibir al Amor del Silencio, entonces el Amor «fluye»:

Muruganar tenía un fuerte deseo de tener a Bhagavan totalmente para él, al menos por un rato. Muruganar nunca mencionó este anhelo a nadie. ¿Pero puede alguien ocultar algo a Bhagavan? El deseo secreto de Sri Muruganar fue cumplido de una manera totalmente inesperada. En aquellos días Bhagavan y sus devotos solían recoger hojas caídas de los árboles en el bosque para hacer platos de hojas. Una vez, mientras un grupo estaba listo para ir al bosque, Bhagavan le lanzó a Sri Muruganar una mirada muy significativa. Interpretando esta mirada como un signo para seguirle, Sri Muruganar se apresuró tras Bhagavan. Cuando los otros entraron en el bosque, Bhagavan y Sri Muruganar habían desaparecido en la espesura.

Bhagaván llevó a Muruganar dentro del bosque. Bhagavan se sentó en un lugar sobre un leño y pidió a Muruganar que se sentara junto a él. Muruganar se sentó, pero no se intercambiaron ninguna palabra. Bhagavan miró directamente a sus ojos y Sri Muruganar sintió el poder de la gracia de Bhagavan fluyendo por él como una corriente eléctrica. Perdió todas las percepciones de tiempo y espacio y experimentó un gozo más allá de toda descripción. Inmerso en este estado de felicidad, Muruganar era inconsciente del paso del tiempo; fue sólo cuando recobró sus sentidos cuando se dio cuenta de que debían haber permanecido juntos en este estado de felicidad durante horas.


Sri Muruganar mismo ha mencionado este incidente en uno de sus versos:

Él me llevó al bosque con el pretexto de coger hojas para hacer platos de hojas. Ahí, con gran deleite, destruyó la inquietud de mi mente otorgándome su mirada. En medio de la noche, sometió mi consciencia individual dividida, concediéndome la experiencia de la realidad indivisa.

La anécdota la he extraído de la obra «Padamalai: Enseñanzas de Sri Ramana Maharshi», páginas 417 y 418 de la versión impresa. La versión que tengo es la publicada en la colección Ignitus por la editorial Sanz y Torres. Puesto que en Padamalai se están citando esos dos fragmentos de otras obras, en las notas se concreta que el fragmento en color azul es citado de la obra «Cherished Memories», página 154 (autor: T. R. Kanakammal). El verso citado en color rojo, es citado del «Keerti Tiruvahaval», Ramana Sannidhi Mural, citado a su vez en la obra «The Power of the Presence», de David Godman, parte segunda, p. 113.

¡Saludos graciosos! ☼
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario