sábado, 18 de febrero de 2012

«El liberado no tiene el más mínimo sankalpa» (Ramana Maharshi)

*
Dice la devota Akhilandamma:

«Bhagaván no tenía sankalpa [motivaciones personales]. Nunca decidía lo que tenía que decir ni lo que debía hacer: sus palabras y sus acciones eran lilas [juegos divinos] automáticos, estaban repletos de la gracia omnipresente del Señor».

Del libro: «El Poder de la Presencia», volumen 1, de David Godman, página 106.

En esa misma página, una nota explica lo que significa la palabra "sankalpa" y además incluye unos comentarios al respecto de Ramana Maharshi:

El concepto de sankalpa se puede traducir como «voluntad» o «intención». Al igual que muchos otros maestros, Bhagaván mantenía que los gñanis [sabios; iluminados] no tienen sankalpa sino que, en ese estado, el Ser hace que el cuerpo se comporte de una determinada manera y diga lo que resulta necesario en cada momento, pero sin que haya una opción individual promotora de ninguna de dichas acciones o palabras. En una ocasión Naráian Áier mantuvo, sobre este tema, una conversación de lo más esclarecedora que aporta una visión única de cómo funciona el poder del gñani: «Un día que estaba sentado al lado de Bhagaván me sentía tan destrozado que le pregunté: "¿Es que el sankalpa del gñani no tiene la capacidad de proteger a los devotos de su destino?". Bhagaván sonrió y dijo: "¿Es que el gñani tiene algún tipo de sankalpa? El yivanmukta [iluminado en vida, mientras aún se le asocia con un aparente cuerpo] es incapaz de tener el más mínimo sankalpa. Es algo imposible, sencillamente". Yo continué con el mismo tema: "Entonces, ¿qué destino nos espera a todos los que te rogamos que nos otorgues tu gracia y nos salves? ¿No nos servirá de nada ni seremos salvados por estar sentados ante ti o por venir a verte?...". Bhagaván me miró con cariño y me dijo: "... el mal karma del individuo se ve considerablemente reducido cuando está en presencia de un gñani. El gñani no tiene sankalpas sino que su sannidhi [presencia] es la fuerza más poderosa que existe. No hace falta que tenga ningún sankalpa sino que su mera presencia, la más poderosa de las fuerzas, tiene la capacidad de hacer maravillas: salvar almas, llenar la mente de paz y hasta darle la liberación a las almas que han madurado. No es que él responda a tus plegarias sino que son absorbidas por su presencia. Es su presencia la que te salva, la que te protege del karma y la que te concede deseos según corresponda, [pero] de forma involuntaria. Claro que el gñani salva a los devotos pero no con su sankalpa, porque eso no existe en él, sino por su presencia, su sannidhi"» (The Mountain Path, 1968, p. 236).

¡Saludos!
*

1 comentario:

  1. "Este cuerpo no tiene ningún deseo, ninguna intención ni propósito determinado; todo
    ocurre espontáneamente.
    Si este cuerpo os habla o se ríe o se acuesta para dormir, o si se deja caer al suelo y va
    de acá para allá [...], no importa en cuántos estados y condiciones diferentes pueda parecer que está, pues permanece siempre en el estado
    único. En efecto, todo surge del único Ser."
    Anandamayí.

    Toda voluntad o intención desaparece en favor de la única Presencia siendo Su Gracia revelada por sí misma.

    Gracias Toni,
    Yule

    ResponderEliminar