miércoles, 15 de febrero de 2012

Humor sabio

*
Una ilustración: Los amigos de un hombre necio le hicieron beber un montón de licor, y después de que estaba completamente ebrio, comenzaron a gritarle y a decirle —«Verdaderamente tenemos piedad de tu tristísimo estado. Hace unos pocos minutos visitamos tu casa y vimos que tu esposa se había quedado viuda». Tan pronto como oyó esto, el borracho comenzó a aullar y a llorar, y cuando algunos viandantes le preguntaron la causa de su sufrimiento, les respondió que su esposa se había quedado viuda.

«Una montaña de miseria ha caído sobre mí aplastándome». Entonces, los viandantes le hicieron volver en sí, «¿Cómo puede tu esposa haberse quedado viuda cuando tú estás vivo? El hecho de que tú estés vivo y que tu esposa se haya quedado viuda, ¿no son contradictorios estos dos acontecimientos?» Sin embargo, el borracho persistía diciendo, «No, vosotros no comprendéis nada. Mis amigos acaban de visitar mi casa, y han visto con sus propios ojos que mi esposa se había quedado viuda». Ante esto, todos sus amigos estallaron de risa por su absurdo comportamiento.

Esta ilustración no es indicativa sólo del estado del borracho, sino también de todos los seres humanos. Sin la comprensión justa, todos están habituados a mirar el mundo a través de lo que dicen otros. ¡Qué los demás digan lo que quieran! Mi Sí mismo es puro y sin cambio, es la luz de todas las luces. Es imposible que perezca nunca. Yo soy la encarnación de la Existencia, Consciencia, Felicidad, y un Presenciador de todo. Ésta debe ser vuestra comprensión.

Siddharameshwar Maharaj (Fragmento extraído del libro «AMRUT LAYA» (Enseñanzas sobre el «Estado sin estado»), 103 páginas en archivo PDF de 435 KB; descargable aquí: http://nytz.files.wordpress.com/2012/02/amrut-laya.pdf Otro interesante libro de Siddharameshwar Maharaj es el siguiente, titulado: «La llave de la realización del ser», 46 páginas en archivo PDF de 288 KB, descargable aquí: http://nytz.files.wordpress.com/2012/02/la-llave.pdf

Un poco más abajo, casi seguido a la cita anterior en el AMRUT LAYA, añade también inspiradoramente:

No creáis que sois mortales. Deshaceos de esta ignorancia autocreada y morad con confianza en el Sí mismo. Volveos hacia dentro. No alimentéis ningún temor. Borrad la impresión de que los objetos externos son verdaderos. En realidad, si uno piensa en su propia naturaleza (quién soy yo, o qué soy yo), no hay nadie tan grande como vosotros. Tened confianza en el Sí mismo. Estabilizad dentro de vosotros el pensamiento —«Yo soy el Paramatman». Entonces no fracasaréis nunca en la travesía del océano de esta existencia mundana. Ved sólo a través de la visión del Sí mismo. No veáis a través de los ojos de los demás. Todas vuestras relaciones están preparadas para enloqueceros. No prestéis nunca atención al cuerpo mientras practicáis esto. Uno debe estar preparado para morir incluso cuando la verdad es: «Yo soy un presenciador de este cuerpo. Ya sea que el cuerpo esté o no esté, mi corazón está a los pies de Panduranga (el Maestro)». Perseguid contemplando de esta manera y es seguro que vendrá la percepción intuitiva. Cuando se practica esto, uno puede encontrar muchos obstáculos. Este mundo está lleno de cadáveres ignorantes. La vida en la ignorancia es como la muerte. ¿Quién come? ¿Para quién es toda esta servidumbre? Vosotros no sabéis. El ignorante sirve a seis fantasmas (los cinco elementos y el ego). Si todo lo que se hace durante la vida es mimar al cuerpo, la vida entera es malgastada. Después de la muerte (según la costumbre hindú) «el cuerpo y los huesos arden como un haz de leña, el cabello arde como un haz de hierba». Los observadores lloran. Este hombre muerto pregunta, «¿Pero acaso estáis libres de este destino? Parecéis comportaros como si lo estuvierais». Aunque el retrete se limpie a conciencia sigue siendo un retrete. El mundo está lleno de cadáveres vivientes. No hay ningún pensamiento en el Sí mismo de uno. Los ignorantes sirven a este cuerpo, y cargan sobre sí un fardo de pecados y virtudes. Tal es la existencia mundana de una persona ignorante. Pero cuando se conoce a Sí mismo, y abandona el orgullo del cuerpo, inmediatamente se encuentra a Sí mismo. Entonces todas sus acciones han dado fruto.

(...)

Lo que quiera que acontezca, que acontezca. Vayamos donde vayamos, vayamos. Borrad todas las dudas. Tenemos que vivir sólo unos pocos días. Dejemos pasar esos días gozosamente. No estéis demasiado pendientes de este cuerpo. Un diamante brillará esté donde esté: en una corona sobre la cabeza, en un collar alrededor del cuello o tirado en el suelo. Este Paramatman en la forma del Brahman permanecerá igualmente dichoso sea cual sea su situación. Esta convicción debe enraizar firmemente. «Si la convicción de la Verdad es estable, entonces puede ganarse la firmeza en la senda del conocimiento». Ese cuerpo, que tiene el conocimiento del Sí mismo en él, emitirá luz (conocimiento) necesariamente. Pero debe haber esa intensa convicción, «Yo soy el Señor (que es), yo soy el Señor (omnipenetrante)». Entonces se ha obtenido todo lo que debe ser obtenido.

Siddharameshwar Maharaj


Otro post que contiene algunos dichos de Sri Siddharameshwar Maharaj (aunque la mayoría son de su discípulo Sri Ranjit Maharaj) comentados por Andrew Vernon puede leerse aquí: http://jugandoalegremente.blogspot.com/2010/07/tu-eres-el-de-andrew-vernon.html

¡Saludos!
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario