domingo, 12 de febrero de 2012

Masthán Suami

*
Masthán Suami era del mismo pueblo que Akhilandamma y solía acompañarla a Tiruvannámalai; también la ayudaba con la cocina. Masthán Suami fue uno de esos escasos devotos que tuvo la experiencia del Ser nada más conocer a Bhagaván. Cuando habló con Kunyu Suami, le relató brevemente su experiencia: «Cuando vine a conocer a Bhagaván, él estaba sentado como siempre, fuera de la cueva Virupaksha. [Su mirada penetrante] irradiaba una gracia, una compasión y una sabiduría imperecederas. Me quedé de pie, a su lado y, al mirarme, abrió las puertas de mi corazón y yo también me establecí en ese estado. Me quedé allí, de pie, unas ocho horas sin sentir el más mínimo cansancio, sino completamente absorto y en paz. En aquella época, Bhagaván nos abría el corazón con una sencilla mirada llena de gracia que nos transformaba. No había necesidad alguna de plantearle preguntas puesto que, con su mirada, nos convertía en sus iguales» (The Mountain Path, 1979, p. 154). Cuando murió Masthán Suami, Bhagaván dio instrucciones de que lo enterraran como a un santo, aplicando los rituales descritos en el Tirumantiram de Tirumular, los mismos que se realizaron al enterrar tanto a Bhagaván como a su madre. Posteriormente, el templo de su samadhi se convirtió en un centro de peregrinaje ya que eran muchos los que afirmaban que se cumplía todo lo que se le pidiera.

Cita tomada de la nota 71, en la página 106 del libro «El Poder de la Presencia», volumen 1, de David Godman.
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario