domingo, 12 de febrero de 2012

Palanisuami

*

Palanisuami constituye una figura clave en los primeros años de Bhagaván [Ramana Maharshi] en Arunáchala. Viswanatha Suami escribió la siguiente síntesis: «Famoso por su nulo apego a todo lo mundano, Palanisuami fue uno de los primeros devotos de Bhagaván Ramana. Cuando Bhagaván vivía en Gurumurtam [en la década de 1890] sumido en samadhi día y noche, Palanisuami oyó hablar de él, fue a verlo y, desde entonces y durante más de diecisiete años, se convirtió en su asistente. Nunca se despegó de él y permaneció a su servicio hasta que Bhagaván abandonó la cueva Virupaksha. Cuando Bhagaván se trasladó a un lugar más alto, a Skandáshram, una morada que le acababan de construir, Palanisuami optó por permanecer en la cueva Virupaksha por lo solitaria que era. Como iba a visitarlo de vez en cuando, Bhagaván observó que Palanisuami estaba cada vez más débil y, cuando cayó enfermo y le fue imposible salir de la cueva, Bhagaván empezó a visitarlo cada día para ayudarlo en lo que pudiera. Un día vio llegar a Skandáshram a un pavo real que venía volando con gran excitación desde la cueva Virupaksha y tuvo la corazonada de que Palanisuami se encontraba en estado crítico. Inmediatamente, Bhagaván bajó hasta la cueva y vio que su intuición había sido cierta: Palanisuami estaba agonizando y dando boqueadas. Bhagaván se sentó a su lado y le puso la mano derecha en el pecho. Palanisuami empezó a respirar suavemente y Bhagaván retiró la mano cuando notó un temblor dentro del pecho del moribundo, lo cual, según palabras de Bhagaván, es una indicación de que la vida abandona el cuerpo. Sin embargo, en el mismo instante en que Bhagaván retiró la mano, a Palanisuami se le abrieron los ojos: "Pensaba que se fundiría en el corazón, pero se ha escapado", observó Bhagaván, a lo que añadió: "Se dice que eso es una señal de que el individuo se traslada a estados de experiencia espiritual más elevados pero no se funde de inmediato en el corazón". Más adelante, Bhagaván declaró que Palanisuami se había reencarnado en uno de los mundos superiores de los devas [divinidades]. Este es el primer escrito conocido que expone el hecho de que Bhagaván intentara darle la Iluminación a un devoto en el momento de la muerte poniéndole la mano sobre el centro del corazón. Gracias a lo que había aprendido con esta experiencia, Bhagaván consiguió darle la liberación a su madre en 1922, aplicando esa misma técnica. Él mismo describió lo que sucedió cuando colocó su mano sobre el pecho de su madre y su mano izquierda sobre la frente: "Fue una lucha entre madre y yo. No paraban de brotar vásanas [tendencias mentales] pero quedaron destruidas allí mismo. Así terminó aquel proceso y reinó la paz. No retiré la mano hasta que el último temblor de su corazón cesó completamente. Después de la experiencia que adquirí con Palanisuami, fui con más cuidado y así pude ver que el prana [vida] de madre se fundió completamente en el corazón"» (The Mountain Path, 1975, pp. 205-206).

La cita ha sido tomada del libro «El Poder de la Presencia», Volumen 1; de David Godman. Este fragmento es la nota 70, en la página 102.
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario