sábado, 25 de febrero de 2012

«¿Quién pide mi gracia?»

*
Sadhu Natanánanda escribió lo siguiente, incluyendo las explicaciones que le dio Ramana Maharshi en aquel día:

El 2 de mayo de 1918, conocí a Sri Ramana en Skandáshram, en la colina Arunáchala. Con gran fervor, le supliqué: «Mi gran deseo es experimentar la gracia de tu sabiduría. Te ruego que me concedas este deseo».

Aunque, en aquella época, Sri Ramana apenas hablaba, me dijo con gran dulzura: «¿Lo que desea obtener mi gracia es este cuerpo que está delante de mí? ¿O es la conciencia que hay en él? Si es la conciencia, ¿no será entonces que se ve a sí misma como el cuerpo y que por eso hace esa petición? En ese caso, lo primero que tiene que hacer la conciencia es conocer su propia naturaleza y automáticamente conocerá a Dios y mi gracia. Se puede tomar conciencia de esa verdad incluso en este mismo instante, aquí mismo».

Además de con esas palabras, también lo explicó de la siguiente forma, utilizando ejemplos de la vida cotidiana en los que yo me pudiera reconocer y que me resultaran fáciles de comprender.

«El que desea obtener la gracia no es el cuerpo. Por lo tanto, queda claro que se trata de la conciencia que está resplandeciendo aquí en forma de «tú». Durante el sueño profundo, tú —ese cuya naturaleza es la conciencia— no tienes ningún vínculo ni con el cuerpo, ni con los sentidos, ni con la fuerza vital [prana] ni con la mente pero, al despertar, te identificas con ellos sin ni siquiera darte cuenta. Eso es lo que tú experimentas. Lo único que tienes que hacer a partir de ahora es evitar identificarte con todo eso. Tanto cuando estés despierto como cuando estés soñando, debes intentar mantenerte como si estuvieras en el estado del sueño profundo. Como, por naturaleza, estás desapegado, tienes que convertir el estado de sueño profundo de ignorancia —en el que no tienes ni forma ni apegos— en sueño profundo consciente. La única forma que tienes de permanecer establecido en tu auténtica naturaleza es esta. No olvides que esa experiencia solo surgirá gracias a una larga práctica. Esa experiencia te dejará claro que tu verdadera naturaleza no es algo distinto de la naturaleza de Dios».*


Copiado del libro «El Poder de la Presencia», volumen 1, de David Godman, páginas 126 y 127.

* David Godman explica en la nota a pie de página (página 127): Esta sección se ha extraído de The Mountain Path (1969), pp. 108-109. Tanto en esta sección como en las siguientes, me he tomado la libertad de dividir algunas frases extremadamente largas, de Natanánanda, en oraciones más cortas porque, de lo contrario, habría resultado muy difícil seguir el hilo de muchas de sus ideas. En el tamil literario de Natanánanda suele haber frases de más de una página de longitud. Aunque resulten elegantes y tengan sentido en tamil, traducirlas literalmente implicaría utilizar largas secuencias de frases subordinadas que, en vez de ayudar a la comprensión del texto, sumirían al lector en un verdadero embrollo.

¡Saludos!
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario