viernes, 10 de febrero de 2012

Un par de anécdotas con Ramana Maharshi

*
Anécdotas sobre Bhagaván Sri Ramana Maharshi, relatadas por Sadhu Natanánanda. Las tomo del libro «El Poder de la Presencia», volumen 1, de David Godman.

La confusión sobre la verdadera naturaleza del gñani suele deberse a que, con frecuencia, este aparenta estar en el mismo estado que la gente que lo visita para que se solucionen sus problemas.

Por ejemplo, en una ocasión el hijo de Ganápati Muni fue a ver a Sri Bhagaván y le preguntó para qué servía el Shakti panchákshari mantra [Om hrim namashivaia], porque se lo había dado su padre y quería saber si, tal y como este le había dicho, podía llegar a tomar conciencia del Ser repitiéndolo.

Para confirmarle que aquello era posible, Bhagaván le dijo: «[Este mantra] es el medio para alcanzar la liberación». Entonces el hijo de Ganápati Muni le planteó una segunda pregunta: «¿Y tú también repites ese mantra?». Sri Bhagaván se vio en la obligación de decir: «Claro, claro, ese [mismo mantra]», pues aquel chaval no podía comprender el estado en que vive el gñani.


(Página 165)

Poco antes de dejar el cuerpo, intentó explicarles a sus devotos que, desde el punto de vista del Ser, no le iba a pasar nada ni nada iba a cambiar ya jamás: «Como se creen que Bhagaván es solamente este cuerpo, están angustiados al pensar que la enfermedad hace sufrir a Bhagaván. ¡Qué se le va a hacer! Les preocupa que Suami se vaya. Pero ¿ir adónde?, ¿ir cómo?

Quienes lo vieron en los últimos meses de vida fueron testigos de su nula identificación con el cuerpo. En aquellos días, mientras su cuerpo padecía un cáncer, Sri Bhagaván se mantenía indiferente ante los tratamientos que le preparaban los devotos, por cuyo deseo dejó su cuerpo en manos de los médicos. En aquellos momentos, comentó: «Lo único que tenemos que hacer es mantenernos como un espectador de todo lo que sucede, en vez de andar pensando en si esto debe ser así o asá».


(Página 167)

¡Saludos!
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario