viernes, 15 de junio de 2012

Quien me quiera que me dé un besito

*
Es natural que se me quiera, y que se me bese, pues soy infinitamente delicioso. Pero aquel que quiera besarme, deberá encontrarme. No estoy lejos, ni siquiera cerca, sino exactamente aquí donde eres brillando como tu propio amor celestial, eufórico más allá de lo eufórico, apacible más allá de lo apacible, inmedible, indecible, incomunicable, indescriptible, pero vivible, incorruptible, bellísimo, espléndido, eternamente dichoso y delicioso, y, desde siempre, ilimitadamente enamorado de Mí mismo.
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario