martes, 11 de febrero de 2014

Los "iluminatis" como símbolo de dualidad

*
Este tema surgió en una pregunta que me hicieron por mail al final del 2013, pero como parece ser que la palabra "iluminatis" es como un imán que atrae la atención de cierta cantidad de personas, posteo la conversación aquí por si alguien más quiere leerlo.

Sustituyo el nombre del interlocutor por XXX, pues no le he pedido permiso para mencionarle, pues no era necesario, el tema es la conversación en sí.

XXX me escribió:

Bueno aprovecho para saludarte... y agradecer tu labor divulgativa etc... me parecen unos blogs muy interesantes, bien hechos etc...pero el motivo por el k te he escrito es el siguiente:
Me ha sorprendido gratamente... el encontrar cierta información sobre un tema... que aunque personalmente... ya había desistido... ( no he encontrado nada en castellano) despertó en mi mucho interés... y todavía me resulta muy interesante...
He intentado ver de que modo se relaciona el "Advaita/ Neo-Advaita etc...filosofía que para mi "posee el indice más elevado de autenticidad"... y ya hace mucho tiempo que indago en sus fuentes... con otro tema que en su día también me capto la atención...todo el tema  de las "conspiraciones", "NWO"... illuminatis etc... es decir la manipulación en "Maya" etc... etc...
Así que al leer tu articulo... ( Ama a los Iluminati ) ((Nota de Toni: parece ser que se refiere al post de 2009 titulado "Los iluminatis son nuestros hermanos")) me resonó ese argumento... que en algún momento valoré como posibilidad.
Aun así me resulta curioso que ningún "maestro", "divulgador" o personas que han alcanzado esa "comprensión/experiencia" nunca hagan mención... ni tan siquiera de manera tangencial.

Disculpa por enviarte el correo, y si te apetece y lo encuentras oportuno... puedes darme tu opinión.
En cualquier caso Gracias. 

Atentamente:

XXX.

Respuesta:

Hola XXX, gracias por escribir. Yo tampoco sé si algún guru habrá hablado directamente sobre iluminatis, pero indirectamente sí y al ser parte del mundo de la forma (de la dualidad) se le despacha de la misma manera que cualquier objeto fenoménico, desde las montañas, las sillas, los ríos, los abogados, los iluminatis, los barrenderos, nuestro propio cuerpo, nuestras emociones limitadas, etc, todos son meros símbolos y si miramos en nuestro interior sólo sentiremos motivos para la paz. Los símbolos fenoménicos son neutrales en sí mismos. Ni "buenos" ni "malos". Simplemente reflejan algo de nuestro interior, llamándonos nuestra atención sobre algún aspecto que hayamos pasado por alto. Nos informan de lo que hay en nuestra mente subconsciente.

Indirectamente sí han hablado de este tema los gurus. En la forma hay símbolos que nos parecen de ayuda y otros símbolos que nos parecen de oposición. Los de oposición podemos llamarlos con diversos nombres, por ejemplo "iluminatis", pero hay otros muchos ejemplos: "terroristas", "enemigos", "malvados", "enfermedades", "virus", etc. De hecho creo que no sería raro que a más de un guru se le haya preguntado sobre cómo considerar a los terroristas. Y Jesús habló de manera más general del concepto de enemigos. Él aconsejaba "amad a vuestros enemigos" porque sabía que en realidad no hay enemigo externo, sino que se trata de proyecciones de nuestro interior. Cuando perdonemos nuestras sombras proyectadas, podremos saber plenamente que todo es amor. Perdonar las sombras no significa que seamos incautos en la práctica. Por ejemplo, si veo a un ladrón tratando de entrar a mi casa, no se trata de darle las llaves: "toma, te amo, toma las llaves y toma lo que quieras de esta casa". Se trata simplemente de no reaccionar desde el odio, pues en realidad se trata de una proyección de nuestra propia división interior. Recurriendo al Maestro interior, intuiremos cómo responder a la situación desde el amor. Y entonces tal vez sintamos la intuición de avisar a la policía, o de darle las llaves al ladrón, pero en ambos casos desde el amor. Tal vez lo que necesita ese ladrón es ser detenido para así establecer determinados contactos, conocer gente o aprender algo. O tal vez necesita que le dejemos obrar. Pero en cualquier caso, lo que no necesita ni él ni yo ni nadie no es el odio. Porque el odio nos autoconvence de que el mundo fenoménico es real y peligroso. En cambio, desde el amor redescubrimos la verdad. Y la verdad es que en realidad no hay ladrón, ni casa, ni silla, ni cuerpos, sino solo la eterna plenitud.

En términos de la dualidad, las cosas parecen muy complicadas: alianzas, traiciones, enfermedades, accidentes, muertes, terrorismo, guerras, divisiones, necesidades, dolores, conspiraciones, peleas, discusiones familiares, todo eso mezclado con otros incidentes más agradables para evitar que rechacemos la dualidad directamente. Pero la verdad es no-dual y es muy simple: sólo hay amor, que es plenitud sin división ni formas limitadas. Desde este punto de vista, todo es Conciencia y no hay nada externo a esta Conciencia. Si no hay nada externo al Ser, y tú eres el Ser, todo lo que veas no puede ser ajeno a ti. Odiarlo sería odio hacia uno mismo, disimulado mediante una proyección como si se tratara de odio hacia otro, hacia alguien o algo externo. Pero no hay nada externo, porque solamente existe Uno: la Conciencia. Por este camino, con paciencia, uno llega a redescubrir nuestra unión con la Totalidad, que es Plenitud y Amor sin límite.

Tal como consideres a los demás, así es como inconscientemente te consideras a ti mismo. 

Todo lo fenoménico es un espejo de uno mismo (del contenido de nuestra mente subconsciente). Y en el espejo acabamos por ver lo que deseamos ver. Sólo cuando deseemos ver solamente el reflejo del amor, es cuando podremos ir más allá de los reflejos y vivir directamente la Realidad.

Un abrazo;


Toni

Nuevo mail de XXX (hubo otro par de mails intermedios, sin relevancia para el tema):

Discúlpame... solo te pongo el enlace del video k ha desatado esta cuestión... hoy mismo...parece k aglutina o intenta unir estas cuestiones... por si te apetece. 

((Link... en esta línea ponía un link, que no copio porque es innecesario: da igual de qué vídeo exactamente se trate, pues la respuesta vale en general para cualquier símbolo similar))

Saludos

Respuesta:

Gracias. Todo es para bien, y cualquier objeto que percibimos, sean acontecimientos (que son apariencias, símbolos) o sean informaciones (sea en forma de alguien que habla, o de libro, o de vídeo, o la forma que adopte), son siempre reflejos de algo interior, y por lo tanto son símbolos que reflejan o bien nuestra confianza o bien nuestras dudas (hasta que no despertemos en la total iluminación, siempre habrá algo de dudas, y los símbolos que la representan). Dependiendo de como interpretemos cada símbolo, podremos sentir o paz o miedo. Si sentimos miedo es debido a nuestra interpretación (que es siempre una interpretación dualista, pues ha de haber al menos dos entidades para poder haber conflicto y por lo tanto para poder temer algo), y solamente tenemos que despertar de esa interpretación, cambiándola por una interpretación más benigna que nos ayude a despertar a la realidad. En realidad sólo hay motivos para la paz, pues sólo existe el Uno que es el Ser infinito, Amor sin forma limitada. Pero si sentimos miedo eso no es malo, sino simplemente la señal de que estamos durmiendo y podemos despertar. Los miedos, las dudas de nuestra mente subconsciente, se manifiestan en forma de símbolos a nuestro alrededor. Pero nunca estamos en peligro, pues realmente sólo existe el Amor. Y la misma Verdad es la que nos guía a despertar del sueño de miedos, y lo hace más rápidamente cuanto más deseamos despertar.

Saludos

Toni

Y ya está, tema concluido. No se me ocurrió ni se me ocurre mucho más que decir respecto al tema.

Saludos.
*

2 comentarios:

  1. Muy buena entrada Toni, espero que las personas que lean esto no les sirva como teoría únicamente y puedan utilizarlo como la raíz de su autoinvestigación y atestigüen la veracidad de lo expuesto. ;-)

    ResponderEliminar