sábado, 20 de diciembre de 2014

Versos de un poeta escéptico

*
Copio unos versos de Ramón de Campoamor, poeta escéptico del siglo XIX (1817-1901):

que humo las glorias de la vida son.

(...)

La dicha que el hombre anhela,
¿dónde está?

(...)

la belleza sólo está
en los ojos del que mira;

(...)

todo espectáculo está
dentro del espectador;

(...)

sobre arena y sobre viento
lo ha fundado el cielo todo.

(...)

que en este mundo traidor
nada hay verdad ni mentira;
todo es según el color
del cristal con que se mira.

Ramón de Campoamor 


Al parecer, Ramón de Campoamor era un poeta escéptico, y como tantos poetas, tenía algo de místico. Los versos que he copiado valen para ilustrar ideas que bien podrían ser tomadas como orientales, no-dualistas, etc. Lo digo por lo de la relatividad y fugacidad del mundo. Desconozco si su visión era predominantemente pesimista o si había vislumbrado la trascendencia de lo Absoluto. Pero de cualquier modo, algunas de sus palabras se pueden aplicar perfectamente al cambiante y temporal mundo de la dualidad, como también cuando dice (sigo copiando de la fuente que indico abajo del todo): 

Sostiene que vivir es olvidar; que tarde o temprano es infalible el mal; que todo es sombra, ceniza y viento; que vivir es dudar; que todo se pierde; que el bienestar del hombre es la muerte; que al hombre sólo le afectan el calor y el frío; que él es quien regula la conciencia; que no hay honor ni virtud más que en la lengua; que fuego es amor que en aire se convierte; que gloria y fe para el hombre son un sueño; que el placer es la fuente del hastío;

(...) el variar de destino sólo es variar de dolor (...).

En fin, varias de estas frases me han gustado (supongo que porque las interpreto a mi manera). Alguna no la entiendo, como esa de que "fuego es amor que en aire se convierte".

Fuente: Publicado en Revista contemporánea, una revista del siglo XIX, este número con la fecha 28 de febrero de 1877 (o sea, que cuando se publicó este artículo, Ramón de Campoamor todavía vivía... de hecho vivió 24 años más, hasta 1901). Esa parte de la revista la he tomado de aquí: http://www.filosofia.org/hem/dep/rco/0070521.htm (los versos que he copiado —así como las líneas que he copiado después de los versos— están todos en la sección III de ese reportaje escrito por Manuel de la Revilla en 1877).

PD: Recordando un post que escribí recientemente —"La belleza está en el que la ve"— creo que si hubiera encontrado antes estos versos de Rafael de Campoamor, podría haberlos citado en el post, pues se parecen al título y hubiesen sido unos relámpagos brillantes para disimular un poco mi estilo de anodina prosa jejeje. Hubieran quedado muy bien porque son un par de versos muy bellos; me refiero a estos:

la belleza sólo está
en los ojos del que mira;

(...)

todo espectáculo está
dentro del espectador;
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario