domingo, 13 de junio de 2010

Algunos comentarios sobre el tema del Perdón Divino

*
He recibido por mail unas atinadas preguntas (relativas al tema tratado en este post, que debería leerse como contexto: http://jugandoalegremente.blogspot.com/2010/06/sintesis-del-perdon-sobre-el-perdon.html) y comparto aquí las aclaraciones que di, por si alguien más las encuentra de utilidad. En color rojizo pondré las preguntas que me hicieron, y en azul mis respuestas:

(...) Me ha resultado interesante el tema del perdón, de hecho ya lo he empezado a poner en práctica, ya que estoy en un momento de grandes dudas por no saber si el camino que sigo es el correcto. Bueno, mejor dicho por no saber absolutamente nada y sentirme cada vez más ignorante de todo, así está mejor.
Tengo unas cuantas preguntas que me han surgido, te las envío por si me puedes orientar de alguna forma con estas cuestiones:

¿Cómo has llegado a dar con esta forma de despertar y por qué sale justamente ahora a la luz?
¿Por qué comentas que algunos lo consideran como un atajo?

La "herramienta" del Perdón Divino, entendida de la manera explicada en mis posts, la conocí recientemente, en este mismo año de 2010, gracias a la lectura del libro "La Desaparición del Universo". Inmediatamente me di cuenta del poder liberador de dicho método y desde entonces lo comparto de vez en cuando en mis posts, ya sea en el blog, en algún foro, con Alexiis, etc.

Tiempo atrás ya había tenido algún acercamiento al tema, por un lado gracias a saber algo (muy poco) de esa técnica llamada Ho'oponopono. Y por otro lado porque hace años, en la década de los 90, leí parcialmente el libro Un Curso de Milagros, aunque en aquel entonces no resoné del todo con tal enseñanza.

¿De dónde sale la idea de que este método es un atajo? En alguna parte de UCDM (Un Curso de Milagros), quizás en el prólogo, se mencionaba eso, que hay muchos caminos hacia la Verdad y que éste es un atajo, por ser tan directo. Quienes están enredados en confusiones densas creadas en tantas y tantas vidas, y que podrían tardar unas cuantas vidas en desenredar, pueden acortar el tiempo y las vidas necesarias para iluminarse, de hecho pueden conseguirlo con paciencia y constancia en esta misma vida. (Los maestros Ascendidos Arten y Pursah comentaron que tardaron en su última vida alrededor de 30 años en iluminarse, desde comenzar a practicar el libro de UCDM; por otro lado, hay algún veterano del Curso de Milagros que afirmaba en sus charlas que la lectura del libro "La Desaparición del Universo" podría ahorrar a los estudiantes del Curso 10 ó 20 años. Se ha dicho alguna vez, en forma graciosa, que UCDM es como una lata, y que "La Desaparición del Universo es el "abrelatas" jejeje... Bien, pero cada caso es distinto, habrá quienes despierten de repente en muy poco tiempo y quienes necesiten más tiempo; recomiendo fluir sin obsesionarse con los resultados, sino centrándonos en el Momento y saboreando la paz que ya está con nosotros en este mismo instante).

Esta enseñanza no es que salga justo ahora, pues por ejemplo UCDM apareció en la década de los 70 (originalmente en idioma inglés), pero es ahora cuando algunos hemos "sintonizado" con el tema. Y como nada sucede por casualidad, la Vida nos va a guiar a usar esta herramienta de manera eficaz, o a usar las herramientas que la Vida nos muestre a cada uno. Todos somos guiados. No importa el camino que cada uno elija.

¿es necesario repetir que entregas las mismas apariencias hasta que se disuelvan o con que las entregues una sola vez es suficiente?

A mí me gusta entregarlas cada vez que surge esa determinada apariencia. Si sentimos de nuevo irritación, es una buena idea entregarla de nuevo. Recuerdo de la Biblia que le preguntaban a Jesús algo así: "¿Pero cuántas veces deberemos perdonar a nuestro hermano? ¿Hasta 7 veces?". Y Jesús respondió algo parecido a esto: "Y hasta 70 veces 7" (como queriendo decir: las veces que sean necesarias).

Cada vez que entregamos algo, nos estamos recordando a nosotros mismos que eso es una proyección, no algo real. Y recordarnos esto es sumamente beneficioso.

¿En cuánto de nuestro aparente tiempo se ven resultados? por ejemplo, he entregado hoy al Padre/Dios/Fuente/Vida, mi aparente preocupación por no saber si sigo el camino correcto y mis aparentes dudas por no ser capaz de identificar la verdad de las cosas, para que lo disuelva todo. ¿en cuánto tiempo podría estar esperando resultados? (no es una pregunta que me suela gustar hacer, ya que supongo que cada persona lleva un ritmo diferente y seguramente no haya respuesta para esto, pero es por si puedo hacerme una ligera idea...)

Los Maestros Ascendidos Arten y Pursah, que explicaron esta técnica del Perdón (en el libro "La Desaparición del Universo") aconsejan que no nos obsesionemos con los resultados. Y es un consejo que se viene repitiendo desde hace siglos por parte de numerosos sabios. Es muy beneficioso relajarnos y dejar que de los resultados se ocupe Dios-Amor-Vida. Esta actitud se resume en la frase "Hágase Tu Voluntad" (confiando en que la Voluntad del Amor es siempre muy bondadosa y sabia).

Las proyecciones irán disolviéndose de manera apropiada según un ritmo divino y que tiene en cuenta no sólo nuestro bienestar particular, sino el de la globalidad de seres, ya que hay muchos seres conectados de alguna manera a nuestra vida y a nuestras circunstancias, aunque a menudo no nos demos cuenta. En realidad la felicidad de una persona cualquiera está interconectada a la felicidad de todos. Hay tal Unidad que lo que realmente es beneficioso para alguien, lo va a ser para todos: por eso la Vida en su Sabiduría va buscando impulsar los eventos perfectos, los cuales producen beneficios (a través de sus ramificaciones e interconexiones a lo largo del espacio y del tiempo) para todos.

No obstante, y por darte algunas referencias, hay veces que perdonas algo y desaparece casi inmediatamente (por ejemplo se te mete un pelo de pestaña en el ojo y al perdonar a veces me ha sucedido que sale inmediatamente, o sucede que me duela alguna parte del cuerpo y al perdonar el dolor desaparezca en seguida; esto le ha pasado a veces también a un amigo que también está practicando la enseñanza de UCDM, y leí en un libro de algún ejemplo más). Otras veces, en cambio, la proyección es de disolución lenta, pero eso lo dejamos en manos de Dios.

Lo que sí es muy rápido e inmediato es sentir la Paz que llega al haber soltado cada apariencia. Si nos abrimos a sentirla, se siente de forma inmediata. Y a medida que vamos entregando apariencias, vamos liberándonos de un peso que nos hace sentirnos más alegres, optimistas, ligeros, en paz. Incluso si las proyecciones tardan en disolverse, no nos molesta eso porque la Paz ya ha llegado y eso es lo más importante.

Tus dudas pueden desvanecerse muy rápido, a medida que vas entregando apariencias y se van despejando los obstáculos (apariencias) que taponan la Verdad. Dios quiere solamente felicidad para ti, como para todos sus Hijos. El mayor regalo va a ser el ir recordando Quién Eres: un Ser espléndido, eterno y divino. A medida que perdonas, los obstáculos se desvanecen y vas a sentir más y más paz, armonía, felicidad y confianza en Ti Mismo y en la Vida.

Si una vez quitados todos los velos ya no ves la ilusión, ¿cómo ves las cosas? quiero decir, físicamente ves lo mismo que antes o se vé de otra forma? Supongo que sentirás que todo está bien y todo es perfecto no? y en ese momento qué pasa? qué haces? a qué te dedicas a partir de entonces? a ayudar a los demás a despertar?
Entiendo que también a partir de que despiertas, nunca más se te deberían generar aparentes problemas, no? porque tu inconsciente está ya "limpio" y no va a sacar al aparente exterior nada mas que limpieza y perfección, es así?

Los Maestros Ascendidos Arten y Pursah dicen que al final de todo, una vez estamos completamente despiertos, se produce "la desaparición del Universo". Ya no se ve el cuerpo ni el mundo de las apariencias. Ni ellos ni en UCDM se dan excesivos detalles de cómo es eso, porque no se puede describir en palabras: hay que vivirlo directamente uno mismo.

Ahora bien, antes incluso de ese punto final, podemos ver grandes transformaciones: lo llaman "sueño feliz" (la vida de vigilia es un sueño, generalmente un sueño de pesadilla; pero conforme despertamos, el sueño se convierte en un sueño feliz, un sueño cada vez más alegre y perfecto). Desde el sueño feliz Dios puede tomarnos en brazos y concedernos la Gracia del Total Despertar.

Y antes incluso del sueño completamente feliz, podríamos mencionar una etapa donde uno se siente bien, en paz, pase lo que pase. No importa que aún haya proyecciones que no se hayan disuelto, lo que importa es que uno ya está en paz. Ya sabe uno que es cuestión de tiempo el que se terminen de desvanecer las ilusiones. Y el tiempo es ilusorio, así que simplemente uno se relaja sabiendo que esos detalles están en buenas manos, en las Manos de Dios.

Unas referencias:

- Quizás hayas oído alguna vez hablar de cómo nos ven a nosotros los Seres de Luz, por ejemplo los Ascendidos: nos ven no en forma limitada, sino como luces. Como si sólo vieran nuestra aura, pero el aura más elevada, de limpios y brillantes colores, por decirlo así (esto es una forma de explicarnoslo para que vislumbremos que nos ven de forma muy generosa). No ven en nosotros limitación y decadencia, sino el brillo de Dios. Así podría ver un ser despierto, en caso de ser requerido a quedarse para compartir por un tiempo su sabiduría en la forma humana, lo cual hace encantado pues fluye de forma espontánea el "Hágase Tu Voluntad". No viene mal decir acá que esa Voluntad resulta ser también nuestra auténtica Voluntad, pues la voluntad de cualquier ser no está separada de la Voluntad Divina. En realidad hay UNA SOLA VOLUNTAD, la cual es Amor.

- Hay sabios que permanecen durante años en forma humana, porque la Vida lo dispone así. De este modo ellos comparten su Ser (no solamente con palabras, sino simplemente con su sentir y con su silencio). Si la Vida requiere que alguno de estos sabios se desenvuelva de forma intensa en el mundo, por ejemplo viajando mucho, entonces será sensato conservarle una visión lo más "normal" posible para que puede desenvolverse con naturalidad. Aún así, el sabio verá el mundo a su manera, iluminado por su propio cariño al mirar. Y puede "recogerse" en momentos de quietud, como los que meditan o los místicos, para soltarse en esos ratos en la Gloria, en un enfoque en el que mientras dure ese éxtasis no captará nada del mundo aparente.

Una vez despierto, en efecto, no se generan nuevos problemas. Al estar despierto nada puede inquietarnos. Incluso si alguna proyección tarda en disolverse, eso ya no supone preocupación, pues ha llegado la paz y se ha comprendido que eso se trata de un simple sueño. Cuando ya se ha limpiado todo el inconsciente no se generan problemas y estamos listos para aceptar la Gracia: que Dios nos tome en sus Brazos y nos eleve suavemente a la Verdad, al Conocimiento.

Una vez limpio el inconsciente ya no se generan problemas; pero el sabio, que se sabe Uno con la Vida, acepta alegremente lo que la Vida disponga, sabiendo que se tratará de algo amoroso para él y para todos. Al sabio esto no le crea ni inquietud ni sufrimiento, sino paz y felicidad permanente. Ejemplos: 1) Jesús aceptó alegremente el guión que la Vida propuso de ser crucificado. Él no sufrió y se sintió muy dichoso de poder compartir este ejemplo con todos sus hermanos. Fue crucificado y venció a la muerte. Este ejemplo es una Luz que permanece iluminando el mundo, inspirando a todos a reconocer que la muerte es una ilusión, una apariencia, no es algo real. 2) Algunos sabios pueden desarrollar algún "problema", por poner un ejemplo, un cáncer, y así compartir con quienes les ven su tranquilidad y dignidad ante esta apariencia. El sabio no sufre pues no está dormido: sabe que es una apariencia y la lección de no mostrar miedo sino seguir tranquilamente su vida supone una inspiración para los demás. 3) Igualmente el sabio podría sanarse (en realidad es la Vida la que sana), en caso de que la Vida quiera transmitir esa lección de sanación. La Vida decide y el ser despierto disfruta de cualquier Regalo que la Vida le traiga, pues comprende su valor.

Cualquier persona puede librarse de las apariencias (enfermedades, problemas, etc) entregándoselas a la Vida. El sabio completamente despierto ya lo hizo, pero es tan grande su amor que, aprovechando que ya ninguna apariencia le afecta, a veces si resulta adecuado se ofrece para dar una lección de Amor en forma de "apariencia dramática". Incluso podría permitir en su propio cuerpo una enfermedad proyectada a partir de miedos del inconsciente colectivo de la humanidad, sabiendo que es una simple apariencia pero que servirá para dar ejemplo a algunas personas. Porque el sabio, a fin de cuentas, está tan tranquilo y relajado, que no le importa la manera en que se "despedirá" del cuerpo: le da igual que sea mediante una enfermedad, mediante una muerte por violencia o "accidente" (no existen los accidentes), mediante muerte por vejez, mediante una ascensión en la que se volatilice el cuerpo, etc. No importa la manera, todas son buenas y el sabio permite que la Sabiduría de la Vida, que es su propia Sabiduría, decida qué ejemplo será más apropiado para el mayor beneficio de todos (este tipo de ejemplos están además armonizados con millones de eventos del aparente pasado, presente y futuro; lo que los humanos serían incapaces de preveer, la Sabiduría de la Vida en cambio lo comprende y sabe qué ejemplo concreto en una época contribuirá de la mejor manera al despertar importante: al despertar de todos y absolutamente todos los Hijos de Dios, quienes son Uno, todos juntos forman al Hijo de Dios, íntimamente unido al Padre).

¿sería posible que me pusieras un ejemplo real de cómo un aparente problema se te ha diluido siguiendo esta forma de liberar, y en cuánto tiempo?

Más arriba puse un par de ejemplos de cosas pequeñas: como la del pelo de pestaña en el ojo o los pequeños dolores corporales que desaparecen casi de inmediato. Pondré ahora un ejemplo al contrario, de algo que parece no disolverse: las limitaciones económicas son también proyecciones, algo a perdonarnos. Se basan en nuestra creencia en la separación (al sentirnos separados del Bien y de la Plenitud o Abundancia, percibimos escasez y separación en el mundo de las apariencias). Sin embargo es algo que ni me molesta ni me importa. Estoy practicando esta enseñanza del Perdón desde hace pocos meses, en este mismo año de 2010 (desde marzo creo), pero desde tiempo antes mis "problemas" no son problemas. Desde que era niño me interesaron los temas espirituales y de misterio, posteriormente en 1991 comencé a leer enseñanzas más intensas (por ejemplo el libro "Ilusiones", de Richard Bach y sobre todo "El Libro de Oro" del Maestro Saint Germain), que desembocaron hace menos años en leer sobre la filosofía advaita. De alguna manera se confirmaron algunas intuiciones que sentía de joven. Y mis "problemas" dejaron de ser problema. Me dan igual. Lo que sucede, sucede y punto, sé que el equilibrio es permanente y no me preocupo. Veo los "problemas" como por ejemplo quienes les gustan los jeroglíficos o los problemas de matemáticas o los problemas de ajedrez. Pueden ser retos, incluso divertidos, pero no es algo preocupante. Si se soluciona pues genial, y si no, genial también. Por ejemplo estoy en paro pero no me falta lo necesario para vivir bien, y de hecho me está viniendo muy bien disponer de tiempo libre para leer, ir al monte, etc. Así con todos los "problemas". Es como los problemas de ajedrez: si no capto la solución y me aburro, lo dejo sin resolver y no importa jejeje...

Creo que la enseñanza de UCDM puede ayudar a sentirse así, y a profundizar todavía más. Por mi parte no presumo de ser un experto en UCDM, pues se trata de 3 libros en uno: el Texto, el Libro de Ejercicios, y el Manual del Maestro. El Texto ya lo leí, pero puesto que el Libro de Ejercicios contiene 365 lecciones y no se debe realizar más de una al día, el tiempo mínimo para abarcarlo es de un año, o más porque algunas lecciones sentimos el impulso de repetirlas más veces. Esto lo digo para aclarar que soy un estudiante más del Curso, no he llegado ni siquiera al 25% de los ejercicios del Libro de Ejercicios. He leído algún libro de veteranos de esta enseñanza, por ejemplo de Kenneth Wapnick, de modo que he ido captando sus perspectivas pero personalmente no he acabado ni siquiera de realizar el Curso completo yo mismo. Supuestamente la idea del Curso es que al realizarlo (y ya digo que se tarda al menos un año) estaremos en el punto de comprender de manera profunda cómo aplicar esta enseñanza, para así tener ocasión de emplearla desde entonces en nuestra vida, la cual obviamente se va a transformar (las proyecciones cambian a medida que limpiamos el inconsciente) aunque lo más importante de todo es nuestro interior: la paz que somos y que vamos a poder sentir de nuevo. Una vez estamos en paz, no nos inquieta el resto, no nos preocupa que determinada proyección en concreto tarde más o menos tiempo en disolverse. Porque la vida ya la vivimos como un gozo, y por lo tanto ya no sentimos la vida como pesada, sino como un fluir ligero, una fiesta de compartir amor, paz y felicidad.

Otro ejemplo: con un amigo con el que había surgido una pequeña tensión a raíz de una conversación, entregué esta apariencia y al día siguiente no quedaba ningún eco de la tensión ni en mí ni en mi amigo.

Otro ejemplo: mi abuela paterna falleció hace menos de dos semanas. Entregué esto. No voy a decir que resucitó... (aunque sí debo decir que es posible, pues el mundo de las formas es apariencia y en el sueño o apariencia se puede cambiar cualquier proyección). Lo que sí sucedió es que me sentí bien, confiado, en paz, y consciente de que la muerte no es real. Puedo sentir a mi abuela. Las distancias son ilusorias, y la "muerte" no es nada, no es distancia alguna ni obstáculo para el amor. Ni el tiempo ni el espacio ni la muerte ni ninguna apariencia tienen poder sobre nosotros. Pues lo que Somos, transciende todo eso.

¿me podrías explicar un poco mejor cómo una almendra amarga puede ser en el fondo algún bloqueo o desajuste en nuestro inconsciente que nos esté impidiendo despertar?

Es simple: se trata de una apariencia que nos causa irritación, molestia, amargor. Si estuviéramos completamente convencidos (incluso en el inconsciente) de que somos Uno con Dios, que es el Amor, la Bondad, la Plenitud, la Unidad, la Vitalidad, la Belleza, la Dulzura, la Armonía... (etc), entonces todo lo que viviéramos sería un reflejo de eso. De percibir algo, percibiríamos el llamado "sueño feliz", donde todo es perfecto. No aparecería la enfermedad (la cual no es posible porque si somos Uno con la Vitalidad y con la Armonía, ¿cómo podríamos enfermar?), de hecho ¿qué podría causarnos enfermar? ¿Las bacterias? No, porque si somos Uno con todo, entonces todo forma parte de nuestro Ser, todos amaríamos en la misma dirección, en equipo, incluso las bacterias sólo nos proporcionarían más plenitud, no menos.

Bien, lo mismo se aplica a una almendra amarga. ¿Cómo podríamos percibir una almendra amarga si sabemos al 100% (incluido en el inconsciente) que somos Unidad con el Amor? La almendra amarga más bien es una "prueba" o símbolo de que sucede algo que nos contraría. Algo nos lleva la contraria (y para haber algo contrario, debe haber opuestos, no Unidad). Y eso delata que hay algo en nosotros, aunque sea en el inconsciente, que permite y origina esa proyección. Quizás sea que pensamos que Dios no quiere nuestra completa felicidad, de ahí la almendra amarga. Quizás pensamos que podemos ser felices, que el mundo puede ser perfecto pero no tanto como para que no haya algunos disgustillos de vez en cuando. Pues bien, eso son creencias a disolver.

En un post mencioné lo de perdonar/entregar las almendras amargas como un ejemplo de que toda proyección que percibimos como molesta o limitadora, por pequeña que parezca, es una candidata a ser entregada mediante la herramienta del Perdón. Todos los símbolos limitadores son igual de perdonables, ya sea que parezcan "grandes" o "pequeños". Como dice UCDM, no hay orden de dificultad en los milagros. Una apariencia de cáncer obviamente es algo intenso que nos motiva rápidamente a prestarle atención. Pero todos los símbolos que nos producen molestia o desasosiego, nos están comunicando un mensaje. Imaginemos que sólo prestamos atención a los símbolos muy graves, como las enfermedades graves o los accidentes o tragedias o "problemas serios". Y que en cambio no hiciésemos caso de los pequeños avisos, las pequeñas almendras amargas o las pequeñas tensioncillas cotidianas. Entonces no sería nada sorprendente que con el tiempo, esos pequeños "avisos" (almendras amargas, pequeñas críticas que olvidamos perdonar, cosillas que vemos en la tele o pequeñas vivencias cotidianas) se aglutinen entre sí y produzcan un símbolo mayor, con el fin de ser detectados y de que se les preste atención para ser sanados. En cualquier caso no es problema, podremos disolver el símbolo mayor como siempre, pero creo que es útil ir disolviendo los símbolos cuando aún aparecen muy pequeñitos, que apenas molestan. Al menos es útil para quienes preferimos abordar estas cosas, en la medida de lo posible, en dosis lo más cómodas posibles jejeje

Una humilde almendra amarga, o cualquier otra pequeña inquietud, puede ser una oportunidad magnífica para recordar la Verdad: ¡nada nos lleva la contraria! ¡La Vida no es amarga! Somos parte del Uno (somos Unidad: nada nos lleva la contraria, pues todo forma parte de nuestro SER). La Vida es Amor y quiere nuestra Felicidad. No estamos separados del Amor, que es Plenitud y Felicidad. La Vida es Bondad.

Muchas gracias de antemano Toni, sé que son bastantes cuestiones y a lo mejor no dispones de mucho tiempo para contestar a todo el que te pregunte, respóndeme solo si puedes y sin ninguna prisa.
Te mando un fuerte abrazo
XXXXX. (omito su nombre)

He explicado lo mejor que ha surgido. Si te queda alguna duda o nuevas preguntas puedes volver a preguntar, que responderé lo que pueda o sepa jejeje...

Ha salido largo este mail, creo que ya de paso lo aprovecharé para postearlo, como un complemento al tema, ya que tus preguntas son acertadas y seguro que hay más personas con cuestiones parecidas pero que no se animan a preguntar.

Con la práctica ya verás que la mejor manera de comprender algo es llevarlo a la práctica. Porque conforme practicamos algo, más intuiciones recibimos sobre eso y mejor comprendemos miles de cosas que sería muy difícil (y larguísimo) de describir en palabras.

Confía en Ti Mismo. Esto va de recordar Quién Eres. Confía en la Vida, pues es Amor, es Bondad, es Abundancia, es Felicidad, es Eternidad, es tu SER, del que todos formamos parte en Unidad. Permítete saber, fuera de toda duda, que el Amor quiere que seas infinitamente feliz. Puedes sentir esto Ahora. Intuitivamente. Si crees que no lo sientes, eso es solo una creencia, no la Verdad. Y las creencias puedes disolverlas. A medida que practiques el Perdón, más captarás la Verdad de tu SER.

Un abrazo,

Toni

Algunas lecturas inspiradoras (la primera y la última directamente relacionadas con el tema del Perdón):

La Desaparición del Universo, de Gary Renard: Link de descarga: Disponible en varios formatos en este post: http://jugandoalegremente.blogspot.com/2010/02/la-desaparicion-del-universo.html

Ilusiones y Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach: (Se puede descargar en la Biblioteca de este blog: http://jugandoalegremente.blogspot.com/2010/03/biblioteca.html).

Ho'oponopono (e-book): (Link de descarga en la Biblioteca de este blog: http://jugandoalegremente.blogspot.com/2010/03/biblioteca.html).

Como complemento aparte del mail citado, después encontré un párrafo del libro "Tu Realidad Inmortal" (de Gary R. Renard, el mismo autor de "La Desaparición del Universo") y dicho párrafo sirve de respuesta precisa a una de las preguntas anteriores. El párrafo dice:

A veces puede parecer que estás perdonando lo mismo una y otra vez. Perdonas a las personas con las que trabajas. Después vuelves al día siguiente y siguen estando allí. Pero, aunque parezca que estás perdonando lo mismo, eso también es una ilusión. Lo que está ocurriendo en realidad es que está saliendo más culpa inconsciente a la superficie de tu mente, y continuar perdonando es una oportunidad de soltarla y liberarse de ella.

Las palabras del párrafo anterior las pronunció el Maestro Ascendido Arten (uno de los dos Maestros Ascendidos que se le aparecieron a Gary Renard y con quienes mantuvo charlas que dieron lugar a los libros "La Desaparición del Universo" y posteriormente "Tu Realidad Inmortal").

Antes de eso, en el párrafo anterior, Arten dice:

(...) habrás tenido la experiencia de leer un párrafo del Curso que sabes que has leído antes, pero es como verlo por primera vez. Esto también ocurre cuando la gente relee La Desaparición del Universo. Saben que ya han leído las palabras antes, pero les llegan a otro nivel completamente diferente. Las palabras no han cambiado pero ellos sí. El ego está un poco más deshecho y ahora ven las palabras desde otro punto. La repetición es importante no sólo a la hora de aprender estas ideas, sino a la hora de practicar el perdón.

(La frase final en negrita la he resaltado yo).

¡Saludos!
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario