jueves, 25 de agosto de 2011

Salir del túnel

*
Para salir de un túnel, primero habría que haber entrado en él. Para tal hazaña, convendría ser una cosa susceptible de entrar en esa otra cosa llamada «túnel». Pero, de no existir ninguna cosa, entonces ni túnel, ni cosas que puedan entrar, permanecer o salir del túnel, ni nada de nada. Excepto, quizás, digámoslo así: jugar.

¿Qué tal jugar a un «túnel de las limitaciones»? Pero, ¿quién o qué juega? Es directamente obvio; no obstante...
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario