jueves, 25 de agosto de 2011

Vivir el momento

*
El camino por el que caminaba caminando, al cabo del caminar, se bifurcaba en tres: uno iba hacia la derecha, otro hacia el centro, otro hacia la izquierda. ¿Cuál de las opciones llevaría a lo que buscaba? También podía retroceder por el camino desde el que había venido, porque: ¿y si no miré bien? ¿Y si lo que buscaba hubiese quedado atrás? De hecho: ¿qué exactamente estaba buscando? Y mejor aún: ¿qué es aquello digno de ser buscado?

Entre tantas consideraciones, de repente vi a un niño sentado junto a un árbol al lado del camino, jugando con unas cosas, quizás con unas piedras, o con unas flores, o con su simple imaginación. Me detuve y me senté con él a jugar.

Lo anterior iba a ser el post para el blog, así de breve. Pero antes de postearlo, ha surgido copiarlo por chat a una amiga, quien me dice que ha recibido recientemente por mail un breve texto de Osho, del cual me ha destacado lo siguiente:

Dondequiera que estés, ésa es la meta. La meta no es algo que termina en algún punto, la meta es el recorrido. La meta es cada momento.

…Sin pensar, sino estando allí. Sin oponer resistencia, sin luchar, sin que haya nada que conseguir, ni nada que perder… Sólo disfrutando la existencia misma, celebrando el momento: el placer, el éxtasis de la vida. Osho…

Así que he añadido dicho texto al post, pues va sobre el mismo tema: toca uno de los principales aspectos del cuentecito.

¡Saludos!
*

1 comentario:

  1. Es igual el cuento, diferente forma igual sentido. Pero eso es..., eso,....un cuento. Por que el buscador solo vive de cuentos, pero sin un ápice de poder para cambiar la situación. Total que acaba distribuyendo e intercambiando cuentos que es lo que le hace feliz, creándose un fondo común para los próximos y futuros cuentistas.

    Y fueron felices comiendo perdices los inmensos Dioses del cuento

    Descansen en paz.

    FIN

    ResponderEliminar