jueves, 31 de marzo de 2016

El que busca, encuentra

*
Aquel que busca, encuentra. 
Y si busca bien, 
entonces lo que encuentra es la disolución del buscador. 
Más que disolución... es el reconocimiento
de que el buscador siempre fue ilusorio. 
Y este reconocimiento de la ilusoriedad del buscador
es la puerta de la más enorme felicidad. 

La búsqueda la comienza el ilusorio buscador, 
pero el "fruto" final de la búsqueda es la desaparición del buscador.
El tesoro no lo goza el buscador, 
sino la felicidad pura, 
reconociéndose a Sí Misma. 

Nunca hubo buscador, ni búsqueda. 
Solamente Paz-Felicidad-Plenitud.
El intemporal Momento eterno.
*

4 comentarios:

  1. Muy guay Toni.

    Un abrazo.
    rafavaello

    ResponderEliminar
  2. El soñador sueña > El soñador sueña que se busca > El soñador sueña que se encuentra > El soñador "despierta" > El soñador desaparece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy Bueno, Saleta!��

      Eliminar
  3. Pues sí, buscar implica carencia desde la mente limitada de lo que creemos ser, pero somos la Plenitud Ahora y no hay otro tiempo así que la búsqueda no tiene sentido, sólo falta darse cuenta

    ResponderEliminar