martes, 7 de julio de 2009

¡Es tan simple!

Es relajarse, jugar, disfrutar. Alegrarnos y agradecer, disfrutando las cosas que la Vida pone a nuestra disposición. Podemos disfrutar tanto las situaciones muy elaboradas, por ejemplo una fiesta con múltiples invitados y detalles, como también podemos disfrutar de lo simple, lo cotidiano, por ejemplo la respiración, el amanecer o el atardecer, una brisa de aire, una sonrisa, cualquier sensación corporal agradable, etc. Disfrutar las cosas que nos resultan agradables abre el camino para que las desagradables se disuelvan y desaparezcan para siempre, y para que vengan aún más situaciones agradable y deliciosas.

Una actitud que abre caminos hacia la Alegría y la Abundancia es ésta de disfrutar. Y también establecer en nosotros la confianza de que todo lo que nos sucede es por motivos bondadosos en su sentido más profundo. Tanto lo que a primera vista parece "bueno" y agradable, como lo que parezca "malo" o desagradable.

Como post-data, dejo un apunte sobre Sun Gazing: hoy ha sido mi trigésimo tercer día disfrutando del sol jugando al Sun Gazing. Este amanecer lo he mirado 5 minutos y medio. Me sigo sintiendo muy bien, anímicamente elevado. Ayer no me levanté a ver el amanecer, me medio desperté pero no quise levantarme, preferí conceder a mi cuerpo un merecido descanso y dormitar alguna hora más. Además, la noche anterior había notado que mi ojo derecho estaba algo cansado o afectado, y a cierta distancia veía borroso los números pequeños del reloj del vídeo (a una distancia a la que sí los veía con el otro ojo). Esto fue un motivo más para darme un descanso, y decidí no esforzarme en levantarme a ver el amanecer, de modo que practicaría el Sun Gazing al atardecer si no había nubes. No hubo nubes y pude mirar al sol los 5 minutos 20 segundos que me tocaban. Eso sí, decidí que desde ahora miraré al sol el tiempo aconsejado, sin continuar con mis postres tan largos. Hoy mi ojo derecho sigue quejica, pero no molesta, simplemente se nota ese efecto de visión borrosa a esa determinada distancia y para mirar cosas pequeñas. Le he enviado cariño y le he dicho que se equilibre a un ritmo en el que se sienta cómodo, será lo mejor. ¡El sol brilla, mi corazón late, me siento tan bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario