lunes, 16 de agosto de 2010

Ángeles de lo Uno

*
Copio unos fragmentos del libro "Ángeles de lo Uno". El pseudónimo de la escritora/canalizadora es URBOREAS. Lo publica en España la editorial Sirio.

9. La puerta del Conocimiento

Verdaderamente, no puede existir unidad con nada
si el corazón no está despierto, presente.
El corazón despierto es la puerta primera.
Siempre.
Cualquier otra puerta que se use en primer lugar
está fuera de sitio, descolocada.
Lo primero, el corazón.

El buscador de Conocimiento que busca la Unidad
entrando por puertas desordenadas no encuentra ni sabe
con verdad nada, sólo malinterpreta.
Colecciona fotografías distorsionadas, aunque sean
escáneres del interior de lo otro.

Por eso os hemos dicho: «Si queréis conocer a los ángeles,
invocad desde el corazón a vuestro Ángel,
porque nosotros entramos en contacto con vosotros
a través del corazón».

Otro:

13. El endiosado y el que es lo que es

El endiosado cree que lo que conoce lo conoce porque él
consiguió penetrarlo. Y se enorgullece de su persistencia
y capacidad de penetración.
El que es lo que es, sabe que conoce porque lo Otro
le permitió la entrada. Y lo agradece, feliz.

El endiosado se ufana de su conocimiento, y, orgulloso,
lo atesora. O cree que lo atesora.
El que es lo que es, sabe que el conocimiento se renueva a cada
instante, porque está vivo, y por lo tanto... es imposible acumularlo.

El endiosado vive la ansiedad por estar «al día» y por averiguar lo
último de lo último que se dice en todas partes. Pone ojos en todas
las esquinas, antenas parabólicas en todos los edificios y, si puede,
lanza satélites, para «estar enterado»... ¡no sea que se le escape algo!
El que es lo que es, vive en paz. Y sus ojos, como no ansían ni
devoran, irradian su paz y Conocimiento al mundo entero.

El endiosado intenta frenar el cambio del conocimiento, porque
lo siente como una amenaza para la estabilidad de sus logros. Vive
preocupado, y estudia con gravedad cada situación que cree manejar.
El que es lo que es, se divierte con lo que fluye, y con ello,
surfea feliz. Todo su hálito es libertad y gozo.

Pero no creáis que hay dos seres separados, uno aquí y otro allí.
Sólo os mostramos símbolos, espejos, juegos.
En realidad hay múltiples grados de cada uno y hay UNO.

Todo lo que hoy no es aún LO QUE ES
tiende a ello o va en camino de SERLO.
La Naturaleza se pule a sí misma.
Lo incompleto busca su plenitud.
Lo enfermo va en pos de su curación.
Lo ansioso busca la paz.
El que realmente tiene, anhela dar.
El que sana busca sanar.
El pacificador irradia paz.

Y al FINAL, todo se encuentra.
Alfa y Omega, Principio y Fin... ¿Qué es, pues?

Quien halle en sí al Todo, ya es semejante al Uno.
Quien vea en sí todas las letras, ya es su Hijo.

Otro:

65. El sueño y el despertar

Hemos dicho: todo es sueño,
y así es.

Estáis llenos de ansias por vivir «el» despertar,
pero no hay tal.
No hay un único despertar
sino progresivos despertares.

Cuando se alcanza la culminación de vida de un cuerpo,
éste se despierta.
No hay otra cosa.

Parece que es «el» despertar,
pero sólo es algo del Todo que culminó por fin,
y se vive como un momento grande.
Así es.

Cuidad lo que os es dado,
sanaos, recomponeos, alimentaos y vivid con perfección
hasta alcanzar el ser completos,
la madurez.
Entonces despertaréis de modo natural.
Así es.

Despertará un cuerpo, y empezará otro.
Siempre hay algo que termine cuando algo empieza,
y viceversa.

Cada despertar es síntoma de un nuevo sueño,
y cada sueño anuncia un futuro despertar.
Pero tenéis prejuicios hacia el sueño,
lo consideráis «malo», inadecuado.

Sin embargo, no podéis hacer otra cosa más que dormir
mientras no estéis preparados,
es decir, completos, plenos, perfectos.

Cuando el sueño os ha restaurado,
el despertar natural acontece.
Cuando la formación del bebé culmina,
él mismo sale del sueño
del vientre materno
y «despierta»
a la vida nueva.

Así es todo.
Igual con el despertar,
ése que llaman «espiritual».


Otro:

155. Ser somos

Pero veréis que el Verdadero Ser no es «ser uno mismo»
como alguien separado del resto
o «independiente».

Eso es como un planeta que aún cree
que sigue «su» propio rumbo,
un rumbo desconectado del resto del sistema solar
o de una galaxia.

Eso es semiser,
porque la consciencia enfocada
en el sólo sí mismo
no abarca todo LO QUE LO UNO ES.

El Verdadero Ser del que os hablamos
es «Ser-con», «Ser unido-a».
Es...
SOMOS.

Ser Unidad,
Ser parte de lo Uno
es SER.

Hasta ahí, aún falta.


Otros breves fragmentos:

PARA VOLVER A CASA

¿Qué es casa?
Es donde ERES, verdaderamente y con toda plenitud.
Casa es el Abrazo.
Casa es Paz.

Otro fragmento:

(...) Por eso Aquello que es Uno está en todas partes,
pues su Esencia Creadora está presente en toda su obra.

Así es, y por eso se dijo
que «Dios está en todas partes»
y que «todo es sagrado».

Hay un Centro sin centro,
hay un Corazón que palpita en millones de átomos-corazones
y, al mismo tiempo, Todo es Uno.
Esto es un Misterio.

Otro:

(...) Dad y así no os equivocaréis.
Dad desde el acoger.
Dad desde el corazón abierto a abrazar el dolor del otro.

Otro:

(...) AMAD vuestro «soy»
y tenderéis de manera natural
hacia el «SOMOS».

El blog actual de la escritora/canalizadora del libro "Ángeles de lo Uno" es éste: http://cuerpoangelico.blogspot.com/ Ahí han fluido de momento pocos capítulos de lo que quizás acabe convirtiéndose en un nuevo libro. Me ha gustado la metáfora explicada a lo largo de varios capítulos, del Águila y del Cordero. Otro trocito que me ha gustado es esta otra metáfora:

(Copio sólo las líneas donde aparece la metáfora, sin el resto del texto que la contextualiza):

Las semillas son todas divinas,
pero la FORMA varía
dependiendo del servidor que la retransmite.

Es como la música: el aire que pasa a través de una flauta
es el mismo que pasa a través de la trompeta
¡pero suenan muy diferente!
Así es con el Cuerpo Angélico,
así es con lo que llamáis ángeles,
que no son más que las diferentes partes de un único y gran cuerpo,
el Cuerpo Angélico de la creación.

¡Saludos!
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario