sábado, 13 de noviembre de 2010

*
Dentro del más pequeño de los átomos
se encuentran los infinitos gigantescos universos.

El tiempo en un puño.

Dios en una sonrisa.

La felicidad en un instante.

La vida en un trocito de chocolate.

El rumor de las olas del mar lluvioso, el crepitar del fuego en la cálida chimenea...

Agradecimiento por una mano posada en el hombro.

Todo bien, gracias.

¿Quieres más? Aquí está.

Y se desliza otra estrella danzando sobre el silencioso firmamento nocturno.

Cuánta calma.
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario