domingo, 19 de diciembre de 2010

Reflexión de Nelson Mandela

*
Nuestro más profundo temor no es ser inadecuados, nuestro mayor temor es ser poderosos más allá de cualquier medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que más tememos. Nos preguntamos, ¿quién soy yo para ser brillante, magnífico, talentoso y espléndido? De hecho, ¿por qué no habríamos de serlo? Somos hijos de Dios. Al menospreciarnos, no estamos ayudando al mundo.

Nelson Mandela
*

2 comentarios:

  1. Te sigo desde el pasado verano y me gusta todo lo que aportas en este blog. Desde entonces muchas de tus entradas han sido inspiradoras para mi. En esta entrada parece que las personas necesitaramos que alguien importante o reconocido sea quien nos guie y nos diga que valemos mucho, pero deberíamos ser nosotros mismos quienes dijesemos esas palabras. ¿Quién sino más importante?
    Gracias y sigue compartiendo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ximo. Es como dices; dentro de nosotros mismos es donde encontramos la referencia válida. Un abrazo :-)

    ResponderEliminar