sábado, 9 de febrero de 2013

Oración de entrega

*
Espíritu Santo, te entrego todos mis intentos de pensar limitadoramente, te entrego todos mis deseos de hacer lo que sea por mi cuenta, te entrego todo deseo de pensar por mi cuenta. Espíritu Santo, te entrego todos los pensamientos negativos y positivos que me vengan a la mente. No quiero albergar pensamientos positivos ni negativos por mí mismo, sino simplemente aceptar Tus Pensamientos, sean cuales sean y los llamen como los llamen. Te entrego todas mis decisiones. Piensa Tú por mí y así que seamos Uno. Decide/elige Tú por mí y así que seamos uno. Me rindo a Ti, que eres el Recuerdo del Amor en mí. Me rindo completamente. Haz de mí lo que quieras, pues confío en Ti, que eres la Voz del Amor. Del Amor no puede venir nada malo. Hazme pensar solamente Tus Pensamientos, hazme decidir solamente Tus Decisiones, hazme percibir solamente lo que Tú quieras que perciba, hazme interpretarlo todo a Tu amorosa manera. Me rindo a Ti, al Amor. Confío en Ti. Sé que somos Uno porque Tú me lo dices. Te lo doy todo. Conviérteme en una extensión de Ti mismo. Toma mis manos, mi boca, mi voz y mis pies, incluso mientras parezco seguir soñando en un cuerpo en un mundo soñado, y haz de mí un instrumento/símbolo tuyo. Úsame si quieres para inspirar a otros, y así aceptar yo también la inspiración, pues confío en Ti y Tú dices que toda inspiración es siempre compartida, para todos, nunca para nadie separado pues nadie está separado, dado que no somos cuerpos sino mentes unidas en una sola mente, según Tú nos explicas, y yo confío en tus explicaciones. Me rindo a Ti. Perdono Contigo. Y resucito Contigo.
*

3 comentarios:

  1. En último término la "entrega" es una ilusión, pero mientras se sueña con ilusiones la entrega será el sueño que precederá al despertar.

    El despertar es también un sueño, el sueño final tras el cual se sabe que nunca ha habido sueño y se reconoce lo que siempre ha sido, siempre es y siempre será: el puro Ser de inmutable felicidad, en el cual no hay separación ni interrupción de la Plenitud, en la cual todos somos felizmente unidos como Uno.

    Cuándo es útil usar dicha oración de entrega: cuando uno no se siente inmensamente feliz; cuando uno no siente completamente la paz inmutable; cuando uno siente que es un ser separado (por mínimamente que lo sienta); aun sintiéndose ser una persona... si dentro del sueño adopta humildemente la actitud de esa oración, se despojará de la persona y al dejar de aferrarse al autoengaño descubrirá plenamente la verdad: sabrá fuera de toda duda que nunca había sido una persona, sino que siempre ha sido lo que ahora sabe y goza plenamente que es: el puro Ser de infinita felicidad.

    Nada está oculto ni inaccesible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toni por esa intención amorosa de llevar a la profundidad y regresar a la superficialidad con igual nivel de conciencia. Somos todo y lo estamos experimentando.

      Eliminar
  2. maria concepcion iglesias11 de febrero de 2013, 20:31

    ESTA ORACION ES UNA ENTREGA Y ABANDONO TOTAL EN EL ESPRITU SANTO. SINTIENDONOS UNO CON EL TODO Y Y LLENOS DE INFINITA FELICIDAD. NAMASTE

    ResponderEliminar