lunes, 10 de junio de 2013

Los estereogramas como metáfora

*
Avión

Las 3 imágenes que aparecen en este post (incluida la que hay sobre estas líneas) son estereogramas: tras el velo de confusión, si se miran correctamente, se ocultan sorprendentes imágenes en 3 dimensiones. La primera (la que hay encima de este párrafo) corresponde a un avión, la segunda a una especie de "Buda" (pues se trata de una figura humana sentada en postura de meditación), la tercera a un dragón en 3-D, delante de una pared donde hay dibujados otros dragones de adorno).

Más abajo en este post explico cómo ver este tipo de imágenes llamadas estereogramas. Pero primero un par de cosas. Primero copiaré un párrafo de una experiencia (o "no-experiencia", puesto que desapareció el individuo) impersonal que tuvo en 2006 María Martínez:

Me levanté para marchar, porque ahora las nubes grises eran espesas y continuas. Mientras ascendía la suave loma caminando conscientemente, algo se fue moviendo dentro de mí y entonces me di cuenta. Lo “vi”. Es como si mi cabeza se hubiera dado la vuelta como un guante y se hubiera colocado de otra manera, algo parecido a cuando miramos un dibujo en tres dimensiones y después de un rato de pronto lo “vemos” por fin, sin haber hecho nada para conseguirlo. Pero decirlo así no es tampoco correcto, porque allí no había nadie que viera nada. Simplemente estaba la Conciencia, y lo extraordinario es que ¡había sido así siempre! Era tan evidente, tan cercano, tan accesible, que parecía imposible no haberse dado cuenta antes. ¿Cómo explicar esto con palabras? ¡Estaba al alcance de todos! ¡no había que hacer nada, absolutamente nada! Era algo tan simple, ¡tan obvio! La Luz que miraba por estos ojos había estado mirando siempre, y la persona no se daba cuenta!. Decir siempre es también incorrecto, porque en esa Presencia no había tiempo ni espacio. Estaba ahí, inmutable y eterna.

El relato lo he copiado de un blog que ella misma abrió en 2006, parece ser que exclusivamente para compartir el relato de los últimos días de un seminario o retiro que había realizado con Consuelo Martín, más el relato de los días siguientes al fin del retiro. Ahí "sucedió"... "eso". Se puede leer el conjunto de relatos en el blog: http://conciencia-no-dual.blogspot.com/ (el blog contiene solamente esos pocos relatos, y quedó inactivo desde entonces, desde ese año 2006). El párrafo que he copiado se encuentra en el relato número 4: http://conciencia-no-dual.blogspot.com/2006/09/4-presencia-el-secreto-abierto_15.html

Al leer ese párrafo me vino la idea de escribir también sobre los estereogramas, pues ahí menciona eso como metáfora.Y es lo segundo que quiero mencionar en este post. Los estereogramas como metáfora.

La metáfora solamente tiene sentido para quienes vean la figura tridimensional que cada estereograma "oculta". Puede servir para ilustrar el apego a nuestra manera de ver, y para ilustrar que intentar controlar lo que vemos es un obstáculo para captar lo que una mirada inocente y sin esfuerzo nos puede revelar.

Si al mirar la imagen insistimos en querer forzar el resultado, no veremos nada. Es precisamente cuando dejamos de "empujar" y cuando nuestros ojos se rinden, cuando de repente aparece la espléndida figura tridimensional. Y entonces resulta sorprendente. Una imagen bella, en volumen, viva, estaba ahí desde el principio y no la veíamos.

Puesto que la técnica para ver los estereogramas consiste en mirar unos centímetros más allá de ellos, es como si la imagen en sí fuese un velo, y si nos enfocamos en el velo (en las ilusiones) no podremos ver la realidad que hay "detrás".

Sirve también para ilustrar que no hay que hacer nada. Porque si se intenta hacer un esfuerzo, no se ve nada. Pero cuando se relaja la vista, entonces "aparece" lo que estaba ahí todo el rato. Por supuesto, "no hacer nada" no significa no mirar al estereograma. Significa simplemente que el resultado ya está ahí, y que lo veremos si seguimos los consejos y miramos con una mirada relajada, sin hacer nada más, sin añadir ningún esfuerzo por nuestra cuenta. La figura se revelará por sí misma cuando miremos correctamente, sin tratar de controlar, relajadamente.

Los estereogramas pueden servirnos también para ilustrar el apego a las ilusiones. Si nos apegamos a la manera de ver "normal", no vemos nada, estamos "ciegos" o "dormidos". Pero si permitimos relajadamente que todo sea como es, y dejamos nuestra mirada libre y tranquila (pero siguiendo los consejos), será posible ver la figura que está ahí siempre. Igualmente la paz-no-dual está siempre con nosotros (es nuestro propio Ser), pero si nos apegamos al modo habitual-personal-humano-limitado de ver/pensar, no captaremos la paz que es nuestro propio Ser. Sin embargo, al desapegarnos de las ilusiones (incluido el desapego hacia la "propia persona") surge el reconocimiento de lo real, y aunque es una inmensa paz que siempre está y estuvo "aquí", resulta sorprendente reconocerla, como sorprende también reconocer la figura de un estereograma, la cual ya estaba ahí cuando nos negábamos a verla. El reconocimiento de la paz puede resultar sin duda sorprendente cuando uno estaba habituado a no reconocerla y habituado a proyectar un imaginario mundo tan diferente a la inmutable, ilimitada y gloriosísimamente agradable y arrulladora paz.

Bien, para quien le guste, aquí abajo tenemos otros dos estereogramas. Para quien nunca haya visto ninguno, explico un poco cómo se deben mirar:

Cómo ver los estereogramas

1) La imagen conviene que esté agrandada, sería genial que el estereograma ocupase buena parte de la pantalla. Así es más fácil.

2) Se aconseja acercar los ojos a unos 15 centímetros de la imagen, y tratar de mirar más allá de ella, como traspasándola con la mirada. Imagina que hubiera algo a la misma distancia pero detrás de la pantalla, y la pantalla fuese una ventana de cristal: ¡no mires el cristal, sino a través de él, 15 centímetros más allá! Es como mirar a 30 centímetros de tus ojos, con la pantalla en medio a 15 centímetros, como velo que ocultaría lo que hay "detrás" si miramos el velo en vez de traspasarlo con la mirada. ¡Hay que ir más allá de las ilusiones, no quedarnos en ellas pues son un simple velo jejeje!

3) Relajarse y esperar, unos segundos o un minuto. No intentar ver nada voluntariamente, sino simplemente olvidarnos de todo y relajarnos traspasando la imagen con la mirada. Hay personas que tienen falicidad para "ver", mientras que otras no consiguen ver más allá del velo y dudan de que los estereogramas no sean más que una broma. Una vez que se ve por primera vez, luego resulta fácil repetir la experiencia.

4) Hay libros que explican cómo ver los estereogramas.

Os dejo con otros dos estereogramas.

 Buda en postura meditativa

Dragón

Los copié de esta página: http://www.taringa.net/posts/imagenes/15362405/3d-en-tu-monitor-Estereogramas-imperdible.html (si no conseguís agrandarlos a un tamaño razonable en el blog, en esta página sí salen en un tamaño lo suficientemente grande para que sea fácil verlos).

¡Saludos!
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario