jueves, 5 de marzo de 2015

Ilusiones ópticas: la engañosa percepción

*
La percepción nos engaña, y algunas imágenes de ilusiones ópticas sirven para ilustrar esto de manera divertida.

Veamos un ejemplo. En la siguiente imagen, observemos el color de los cuadrados A y B. ¿Son de color diferente o son exactamente del mismo color? Aquí la imagen:


Suelen verse ambos cuadrados como que fuesen de color diferente, sin embargo ambos, A y B, son exactamente del mismo color, como se puede ver mejor en la siguiente imagen con las barras que conectan uno con el otro: las barras son enteramente de un único color, que es el mismo color del cuadrado A y del cuadrado B:


La explicación de esta ilusión parece basarse en que los 4 cuadrados "oscuros" que rodean a B, son más oscuros que el resto de cuadrados oscuros y eso engaña al cerebro a la hora de interpretar la imagen. Parece ser que el cilindro de color verde también contribuye de alguna manera a despistar el proceso de percepción.

Finalmente, pongamos la imagen giratoria siguiente, que es bastante conocida:


La cuestión es: ¿hacia qué lado está girando la bailarina? Unas personas la ven girar hacia la derecha, mientras que otras la ven girar en sentido opuesto. Se puede aprender a percibirla girando hacia el lado contrario hacia el que uno la ve girar inicialmente. Se hace pensando/imaginando que de hecho está girando en el otro sentido, mientras se mira fijamente la imagen (algunos aconsejan hacerlo mirando el talón, que es la parte más fija de la imagen). También puede ayudar parpadear (sin pasarse, solo probando alguna vez), combinado con ese intentar ver que está girando en la otra dirección. Hay quienes les cuesta, pero generalmente, si uno insiste de la manera correcta, de repente la bailarina se percibe que gira hacia el otro lado. A mí a veces me cuesta un ratito, a veces coincidiendo con uno o dos parpadeos seguidos y entonces cambia. Pero el parpadeo no es necesario; influye más el "insistir" mentalmente en superponer nuestra imagen mental sobre el giro aparente que estemos percibiendo en ese momento. El giro no es real, sino la interpretación que hace nuestra mente, por eso puede cambiar de sentido. Lo ilusorio cambia.

Del mismo modo podemos engañarnos con las percepciones "interiores" como la tristeza, el sufrimiento o el dolor. Toda percepción es un reflejo, una distorsión, una ilusión.

En fin, que como dicen los sabios, la percepción es variable, cambiante, engañosa, casi caprichosa jejeje. Lo único inmutable es lo absoluto, lo cual no es una percepción.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario