miércoles, 25 de abril de 2018

La sabiduría de Epicteto

*
La tranquilidad es siempre un valor a tener en cuenta. Permanecer tranquilo convierte cualquier momento cotidiano en muy disfrutable. Y todos podemos aprender a ser tranquilos y calmados, pues se trata de un cambio de actitud ante la vida, en el que vamos aprendiendo a reaccionar cada vez con menos ira ante las sorpresas externas, adquiriendo la capacidad de sentir un oasis de calma interior incluso en "mitad de las tormentas" de la vida.

Supongo que el antiguo filósofo Epicteto (* c. 55 - † 135 d.C.) debía ser bastante tranquilo, porque algunas de sus frases expresan este tipo de actitud. Por ejemplo:

Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír.

Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar.

La felicidad no consiste en adquirir y gozar, sino en no desear nada, pues consiste en ser libre.

No pretendas que las cosas ocurran como tú quieres. Desea, más bien, que se produzcan tal como se producen, y serás feliz.

Si tienes ganas de no ser frustrado jamás en tus deseos, no desees sino aquello que depende de ti.

Lo que inquieta al hombre no son las cosas, sino las opiniones acerca de las cosas.

La fuente de todas las miserias para el hombre no es la muerte, sino el miedo a la muerte.

El exceso de cólera engendra la locura.

El deseo y la felicidad no pueden vivir juntos.

Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo, demuestra que la educación ha comenzado.

¿Quieres dejar de pertenecer al número de los esclavos? Rompe tus cadenas y desecha de ti todo temor y todo despecho.

¿Qué ganarías con injuriar a una piedra que es incapaz de oírte? Pues bien, imita a la piedra y no oigas las injurias que te dirijan tus enemigos.

No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo.

La verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita siempre complicidad.

El sol no espera a que se le suplique para derramar su luz y su calor. Imítalo y haz todo el bien que puedas sin esperar a que se te implore. 


El ignorante no espera de sí mismo su bien y su mal, sino de los otros. El filósofo tan solo espera bien y mal de sí mismo. 

No depende de nosotros el ser ricos, pero sí el ser felices. Además, las riquezas no son siempre un bien, porque suelen ser poco duraderas. En cambio, la felicidad que proviene de la sabiduría perdura siempre.

☼☼☼
*

2 comentarios:

  1. ves solamente el Sí mismo
    y todo en el Sí mismo

    Eres
    y todo lo demás aparece

    somos Eso
    que está consciente de todo lo que experimentamos

    la Verdad es estar en tus sentidos
    es todo lo que hay en los sentidos
    lo que estás viendo y oyendo es la Verdad

    cuando
    Eres
    ves todo y oyes todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, mandé estas frases pero me faltaba comentarlas.

      El otro día paseando por la montaña me di cuenta que al estar Ahí además de sentir que Eres Vacío, y todas las demás cosas aparecen, pues éstas surgen en forma de sonidos y de objetos físicos.

      Entonces los sentidos de la vista y el oído, no sé, es como que están siempre funcionando.

      Creo que la consciencia siempre se conoce a Sí misma y al mismo tiempo ese puro conocer a través de los sentidos, conoce el mundo.

      Esto para mí es difícil de explicar, por eso recurro a frases de maestros que sí saben.

      Un abrazo

      Eliminar