lunes, 9 de abril de 2018

El origen del problema

*
Si te tocas y te duele en todas partes, mira a ver si lo que tienes es el dedo roto.

He encontrado esta metáfora en internet, que me ha gustado. Me recuerda a lo que dijo Ramana Maharshi de que no se trata de aplanar el mundo si nos molestan las piedras al caminar, sino que lo sensato es simplemente ponernos unos zapatos. No se trata de cambiar el mundo, sino nuestra mentalidad, nuestra actitud, nuestra propia percepción. 

Si la mente es feliz, no solo el cuerpo, sino el mundo entero será feliz. Así pues, uno debe encontrar la manera de devenir feliz. Uno no puede hacer esto excepto encontrándose a sí mismo por la auto-indagación. Pensar en reformar el mundo sin hacer eso es como pensar en cubrir el mundo entero con cuero para evitar el dolor causado por caminar sobre piedras y espinas cuando está disponible el método mucho más simple de llevar zapatos de piel.

Ramana Maharshi 

( cita extraída de este post: http://jugandoalegremente.blogspot.com/2011/01/la-atencion-llevada-uno-mismo-antes-que.html )

En cuanto a la metáfora del dedo roto, he encontrado el siguiente comentario:

“Doctor, por favor ayúdeme. Creo que estoy muy enfermo”, dijo el paciente preocupado. “Me duele todo el cuerpo: cuando toco mi brazo, me duele; cuando toco mi pecho, me duele; cuando toco mi cabeza, me duele”.

Después de ejecutar una serie de pruebas, el médico informó a su paciente: “Tengo buenas y malas noticias. La buena noticia es que no hay absolutamente nada de malo en su cuerpo. ¡La mala noticia es que usted tiene un dedo roto, así que donde quiera que se toque, le duele!”.

Un amigo indio nos contó esta historia recientemente, y aunque nos reímos de la culminación del chiste, existe un mensaje más profundo en él. Cuando nuestra conciencia está llena del conocimiento de nuestra unión con Dios, es como un cuerpo sano y feliz. El dedo roto es como el ego, que rompe nuestra relación con una realidad mas grande, y nos hace imaginar el sufrimiento en todas partes, cuando en realidad todo lo que duele, todo lo que es “roto”, es el pequeño ser.

Podéis leer el resto aquí: http://www.anandaespanol.org/la-conexion-rota/

En definitiva, que cuando nos sentimos tentados de proyectar nuestros problemas sobre el mundo (esto es proyectar la mente hacia fuera), es sensato posar nuestra mirada sobre nosotros mismos (volver la mente hacia dentro), sobre nuestra actitud o mentalidad, que es donde se originan todos los problemas. Solo así llegaremos a reconocer que todos los problemas son ilusiones que se desvanecen cuando las miramos del modo adecuado. Como dice un dicho antiguo, no necesitas cambiar el mundo, sino tu mente.

Saludos
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario