domingo, 2 de enero de 2011

Todo está dentro del Yo

*
Digamos que podríamos hablar de un yo-dual y de un yo-no-dual (o yo-ilimitado). Para abreviar, en este post podríamos mencionar al primero como "yo" (con minúscula) reservando así la mayúscula para el "Yo", que sería el yo-no-dual.

Bien, entonces así podríamos hablar de yo y de Yo. ¿Cuál de ellos es real? ¿Son ambos reales? ¿Ninguno es real? (Esta opción se incluye por estar abiertos a toda posibilidad, si bien a poco que uno indague descubre si puede ser así o no). ¿Es real solamente el yo? ¿O lo es solamente el Yo? Esto es algo a comprobar por uno mismo, sin basarse en información "externa" o "de oídas" o "dudosa" o "por creencia-fe". Uno ha de encontrar en sí mismo Lo Que Es. Sin duda alguna. Nadie de "fuera" tendrá entonces que decirnos nada. Ni para confirmar ni para negar. Ni siquiera habrá un "afuera".

Llamo "real" o Absoluto al Yo (con mayúsculas: el no-dual), pero esto es algo a comprobar por uno mismo. Digo que el yo limitado es una apariencia, digamos que una especie de juego o de teatro. Pero esto es algo a verificar por uno mismo. No hay otra, si ha de haber certeza, que saber por uno mismo.

Todo ha de contemplarlo directamente uno mismo. Mientras tanto, el susurro de este post dice que el yo (limitado) es una apariencia y un juego de apariencias. Es ese
yo el que vive los problemas (también aparentes, como todo lo que parece suceder a ese yo). Es ese yo el que parece nacer y morir. El que parece aprender y olvidar. El que sufre (¡aparentemente!).

El Yo, en cambio, es ilimitado e incondicionado. Nada hay que no sea Yo. Es no-nacido; y no morirá. No le afecta nada relativo al espacio, al tiempo, a las formas. Es libre.

Se ha llamado al Yo con muchos nombres. Se le ha llamado: Yo, Yo Soy, Vacío, Plenitud, Todo, Nada, Ser, Dios, Mente Divina, No-mente, No-yo, Uno, Naturaleza Profunda, Presencia, Ausencia, Eso, Lo Que Es, Consciencia, Amor, Samadhi, Felicidad, Sabiduría, Luz, Soberanía, Libertad, Espontaneidad, Eternidad, etc etc etc.

Ninguna de esas palabras vale para describirLo, pero cualquiera de ellas puede dar alguna pista. No es la palabra, sino ESTO a lo que señala. Otra forma de señalarlo ha sido mediante tríos. En oriente se le ha llamado Sat-Chit-Ananda. En otras tradiciones se le ha llamado Amor-Sabiduría-Poder o con otras tríadas (Padre/Madre, Hijo, Espíritu Santo/Madre; por ejemplo). El Sat oriental podría equipararse a lo que en otras enseñanzas llaman Poder, o Voluntad, o Fuerza (básicamente es SER, pues al SER UNO, su SER es la Única Voluntad y por tanto es Fuerza sin oposición, o sea, poder sin restricción; poder no dual, más allá de la oposición potencia/impotencia). EL Chit puede equipararse a la Sabiduría, Consciencia. Ananda puede equipararse al Amor, Éxtasis, Felicidad. En realidad las 3 palabras (sat/chit/ananda) indican Lo Mismo, son aspectos del SER, indicado en 3 palabras para facilitar la intuición de hacia qué señalan.

El Yo es Ser puro. No tiene problemas. Es inmortal. Es más que inmortal, pues supera completamente el concepto del tiempo.

Y ahora, la idea principal de este post:

Todo está dentro del Yo

Los párrafos anteriores eran solamente el contexto para presentar esta idea. Esta idea por sí misma es suficiente. Lo contiene todo. Este post se podría haber escrito con una sola línea:

Todo sucede dentro del Yo

No es necesario más. Aunque las palabras tampoco estorban. Son también parte de Esto. Así que se dejan caer unas palabras más, innecesarias o necesarias, poco importa. En realidad con la idea central, con esa sola línea bien comprendida, lo demás sobra. Pero una misma idea puede cantarse con mil palabras diferentes.

¿Es cierto que todo está dentro del Yo? En todo caso, sólo el Yo puede saberlo. Es algo que el Yo debe verificar y saber por sí mismo.

Si el Yo juega a andar perdido o confundido en el yo, no hay problema: el yo conduce al Yo. ¿Es esto cierto? De nuevo, sólo el Yo puede comprobarlo directamente por sí mismo.

El yo es en realidad un juego del Yo. El Yo es real, en cambio el yo parece real mientras que el Yo así lo haga parecer.

Todo lo que veo, es Yo. Todo lo que imagino, tiene su origen en el Yo. Toda sabiduría que encuentre, sea en la imaginación o en charlas o en libros o en un ángel aparecido o de cualquier manera, no es más que símbolo de la Sabiduría del Yo. Toda inspiración y toda intuición proceden del Yo. Nadie podrá confirmarnos que esto sea cierto, excepto Yo.

Sólo hay un ser libre, y es el único ser que existe de manera absoluta: Yo. Todo lo demás, incluso las apariencias, son juegos o aspectos originados en el Yo.

En el Yo no hay miedo, pues todo es Armonía de Yo consigo mismo. No hay tiempo, ni muerte, ni problema. Es el yo (limitado) el que cree en el y en él, con quienes cree poder pelear. Pero para el Yo (no dual) no hay pelea posible, porque es ilimitado y nada hay que no sea Yo.

Resumiendo, y de hecho lo que desde siempre tenemos "grabado" en el Corazón:

Todo está dentro del Yo

*

2 comentarios:

  1. Con qué facilidad olvidamos la verdad eterna que conocemos.
    Gracias por recordármela esta noche.

    ResponderEliminar
  2. gracias por tu mensaje.

    ResponderEliminar