domingo, 13 de marzo de 2011

El esfuerzo y lo-que-es

*
El esfuerzo es una desviación de lo-que-es. En cuanto acepto lo-que-es, deja de haber esfuerzo.

Cualquier forma de lucha o conflicto es indicativo de distracción. Y la distracción —lo que el esfuerzo es— ha de existir mientras yo, psicológicamente, desee transformar lo-que-es en algo que no es.

Considera, por ejemplo, la ira. ¿Puede la ira ser vencida mediante el esfuerzo, o mediante la utilización de distintos métodos y técnicas, o por la meditación, o mediante diversas maneras de transformar lo-que-es en lo-que-no-es?

Supongamos ahora que en lugar de esforzarte por transformar la ira en ausencia de ira, aceptaras estar enfadado. ¿Qué sucedería entonces? Serías consciente de estar enfadado. ¿Qué ocurriría? ¿Te abandonarías a la ira? Si eres consciente de estar enojado —lo cual es lo-que-es— y te dieras cuenta de la estupidez que supone convertir lo-que-es en lo-que-no-es, ¿seguirías enfadado? Si en vez de tratar de vencer, modificar o cambiar la ira, la aceptaras y la contemplaras, si fueras completamente consciente de ella sin condenarla ni justificarla, surgiría instantáneamente un cambio...

De modo que el esfuerzo es ausencia de atención... y, por lo tanto, la atención es ausencia de esfuerzo.


J. Krishnamurti
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario