sábado, 5 de marzo de 2011

El pseudoproblema del 'sufrimiento'

*
¿Quién hay capaz de sufrir?

Sólo un objeto puede sufrir.

No soy un objeto (ningún objeto podría ser yo), como tampoco soy ningún yo-objeto o un yo-sujeto porque ambos serían objetos.

Por eso, no puedo sufrir.

Pero el sufrimiento y su opuesto (es decir, tanto placer como dolor) parecen existir. Aunque se trate de meras apariencias, también son experiencias. ¿Pero quién o qué los experimenta?

Son experimentados en apariencia a través de la identificación de lo que soy con lo que no soy o, si se prefiere, de lo que no soy cuando me identifico erróneamente con lo que soy.

Lo que soy no conoce dolor ni placer. En sí mismo, lo que soy no conoce cosa alguna, pero en ninguno de ambos casos existe una entidad objetiva que afronte la experiencia.

No importa el grado de intensidad que puedan cobrar nuestras sensaciones porque, si bien en el sueño de la manifestación, son efectos de causas que tienen lugar en una secuencia temporal, sin embargo, con independencia de la secuencia temporal en que se desarrollan
no son ni causas ni efectos.

No hay nadie que sufra. Sólo parece que sufro a consecuencia de mi identificación ilusoria con un objeto fenoménico.

Cuanto menos, tratemos de comprender eso.

Lo que somos es invulnerable y no puede ser esclavizado.


Wei Wu Wei 

Breve post relacionado (en 3 brevísimas frases):  
¿Por qué sufrimos? (por Wei Wu Wei): http://jugandoalegremente.blogspot.com/2011/04/por-que-sufrimos.html

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario