jueves, 24 de marzo de 2011

La inmensidad te está esperando

*
Pregunta: Tengo breves vislumbres de esa dimensión en momentos de quietud. Luego, voy al trabajo y me veo en un entorno que no es real ni tranquilo y mi serenidad desaparece. ¿Cómo puedo mantener permanentemente mi ecuanimidad?

Respuesta: Todo lo que surge en la presencia no es más que presencia: compañeros del trabajo, clientes, jefes, todo, absolutamente todo, incluyendo el local, los muebles o el equipo. Compréndelo primero intelectualmente; luego, verifícalo. Llegará un momento en el que esta sensación de intimidad, este benevolente espacio que te rodea, dejará de alejarse. Te sentirás en tu hogar en cualquier parte, incluso en la atestada sala de espera de una estación de tren. Sólo sales de ella cuando te alejas hacia el pasado o el futuro. ¡No te quedes en esos tugurios! La inmensidad te está esperando justo aquí, en este mismo momento. Vete empapando de su vivencia y una vez hayas probado la armonía que subyace tras todas las apariencias, deja que las percepciones del mundo exterior y de tus sensaciones corporales se desplieguen libremente hasta el momento en que ese fondo de plenitud se revele por sí mismo, espontáneamente.


Francis Lucille
*

1 comentario:

  1. Muy interesante.

    Seguramente lo que aquí se plantea resultará más que familiar a todo aquel que se encuentre transitando el camino de la Autorrealización.

    Es muy buena indicación el no separar los momentos de calma en la intimidad con la vorágine monótona y automática de la vida diaria, aunque ambas cosas tengan su propio lugar. Todas y cada una de las experiencias que vivimos, hasta las más convencionales e incluso (especialmente) las que nos resulten molestas o desagradables en cualquier grado, deben convertirse en un campo de experimentación gozosa para descubrir, cada vez más, Aquello que hay de Real en nosotros mismos. Qué duda cabe de que no es fácil, pero solo una práctica sostenida de la Atención Consciente puede quizás devolvernos a nuestro Verdadero Ser.

    Sigamos en ello.

    ResponderEliminar