sábado, 19 de febrero de 2011

Paz, felicidad, reencarnación, consciencia (Ramana Maharshi)

*
Devoto: La idea teosófica de dar sucesivas iniciaciones antes de alcanzar moksha (liberación), ¿es exacta?

Maharshi
: Quienes alcanzan
moksha en una sola vida deben haber pasado por todas las iniciaciones en sus vidas anteriores.

D: La Teosofía dice que, después de la muerte, los jnanis (sabios, liberados) tienen que elegir cuatro o cinco líneas de trabajo, no necesariamente en este mundo. ¿Cuál es la opinión de Bhagavan?

M: Es posible que algunos emprendan una tarea, pero no todos.

D: ¿Es usted consciente de una hermandad de rishis (sabios) invisibles?

M: Si son invisibles, ¿cómo puede verlos usted?

D
: En la consciencia.


M: No hay nada externo en la consciencia.

D: ¿Puedo reconocerlos?

M: Si usted reconoce su propia realidad de usted mismo, entonces la de los rishis y maestros se volverá clara para usted. Solo hay un maestro, y ése es el Sí mismo.

D
: ¿Es verdadera la reencarnación?


M: La reencarnación sólo existe mientras hay ignorancia.

No hay realmente ninguna reencarnación, ni ahora ni antes, ni tampoco la habrá en el futuro. Ésta es la verdad.

D: ¿Puede un yogi conocer sus vidas pasadas?

M: ¿Conoce usted la vida presente, para que quiera conocer las pasadas? Encuentre el presente, entonces el resto seguirá solo. Incluso con el limitado conocimiento de su actual vida, usted sufre mucho; ¿por qué debe cargarse con más conocimiento? ¿Para sufrir más?

D: ¿Utiliza Bhagavan poderes ocultos para hacer que otros realicen el Sí mismo, o basta para ello el mero hecho de la Realización de Bhagavan?

M: La fuerza espiritual de la realización del Sí mismo es mucho más poderosa que el uso de todos los poderes ocultos. Puesto que no hay ningún ego en el sabio, no hay ningunos «otros» para él. ¿Cuál es el mayor beneficio que puede serle conferido a usted? Es la felicidad, y la felicidad nace de la paz. La paz solo puede reinar donde no hay ninguna perturbación, y la perturbación se debe a los pensamientos que surgen en la mente. Cuando la mente misma está ausente, hay paz perfecta. A no ser que una persona haya aniquilado la mente, no puede obtener la paz y ser feliz. Y a menos que ella misma sea feliz, no puede dar felicidad a «otros». Sin embargo, puesto que no hay ningunos «otros» para el sabio que no tiene mente, el mero hecho de su realización del Sí mismo es suficiente para hacer felices a los «otros».

Conversación extraída del libro "El Evangelio de Sri Ramana Maharshi" (Maharshi's Gospel); final del capítulo VII del Libro I.

Seguimos con el mismo libro, capítulo VIII del Libro I:

Devoto: ¿Cómo puedo obtener paz? No me parece obtenerla a través de la auto-indagación (vichara).

Maharshi: La paz es tu estado natural. Es la mente lo que obstruye el estado natural. Has hecho tu vichara sólo en la mente. Indaga qué es la mente, y ella desaparecerá. Aparte del pensamiento, la mente no existe. Sin embargo, debido a la emergencia del pensamiento, supones un algo donde éste se origina y lo llamas la mente. Pero cuando indagas para ver lo que es, encuentras que realmente no existe tal cosa como la mente. Cuando la mente se ha desvanecido así, entonces te das cuenta de la paz eterna.

D: A través de la poesía, la música, el japa (repetición de un mantra o un nombre de Dios), el bhajana (canto de canciones devocionales), la visión de bellos paisajes, leyendo poemas espirituales, etc., uno experimenta a veces una sensación verdadera de la unidad de todo. ¿Es esa sensación de profunda felicidad apacible (donde el sí mismo personal no tiene cabida) lo mismo que la entrada en el Corazón de la que habla Bhagavan? ¿Llevará la práctica de ello a un samadhi más profundo y así finalmente a una visión plena de lo Real?

M: Hay felicidad cuando a la mente se le presentan cosas agradables. Es la felicidad inherente al Sí mismo, y no hay ninguna otra. Y no es ajena ni lejana. En esas ocasiones que consideras placenteras, te estás sumergiendo en el Sí mismo, y esa sumersión da como resultado la felicidad autoexistente. Pero por causa de la asociación de ideas atribuyes esa felicidad a otras cosas o acontecimientos, cuando en realidad está dentro de ti. En esas ocasiones te estás sumergiendo en el Sí mismo, aunque inconscientemente. Si lo haces conscientemente, con la convicción que proviene de la experiencia de que eres idéntico a la felicidad —la cual es ciertamente el Sí mismo, la única Realidad—, lo llamas Realización. Quiero que te sumerjas conscientemente en el Sí mismo, es decir, en el Corazón.

El Evangelio de Sri Ramana Maharshi
*

2 comentarios:

  1. "Si lo haces conscientemente, con la convicción que proviene de la experiencia de que eres idéntico a la felicidad —la cual es ciertamente el Sí mismo, la única Realidad—, lo llamas Realización. Quiero que te sumerjas conscientemente en el Sí mismo, es decir, en el Corazón."

    WOW, gracias Toni, hermoso

    ResponderEliminar