lunes, 28 de mayo de 2012

¿El perdón transforma el sueño?

*
Por si la reflexión resultara útil a alguien más, copio un par de mails que escribí uno seguido del otro como comentarios a este tema. Como siempre en este tema del perdón, quien no esté familiarizado con que el perdón al que nos referimos no es el perdón habitual del mundo sino el proceso no-dual de perdón que se enseña en Un Curso de Milagros (UCDM) podrá entender mejor a qué nos referimos si sigue la pista a las indicaciones de este post: Síntesis del Perdón

Primero reescribo-sintetizo la pregunta:

He leído en «La Desaparición del Universo» que el perdón tiene ventajas adicionales en el sueño (aunque no siempre sean perceptibles en el consciente del que perdona). ¿No se contradice eso un poquito con lo que enseña UCDM de que el motivo del perdón es despertar del sueño en vez de tratar de mejorarlo?

Primer mail (explicación más abstracta pero la más "completa"):

Están relacionadas ambas cosas (el despertar y el sueño feliz). El único objetivo digno de buscarse es despertar del sueño (no cambiarlo ni mejorarlo). Cuando uno se pone a favor del despertar, sucede que durante ese proceso (de despertar) el sueño cambia de determinada manera (se vuelve más brillante/feliz, hasta que un día finalmente se disuelve completamente).

El sueño no es real (no es inmutable), sino que es cambiante. De todos modos siempre cambia, pues el cambio es la "naturaleza" de lo irreal. Por eso, mientras parezca aparecer el sueño, siempre será cambiante. Y el sueño será mucho más apacible si esos cambios son interpretados y "dirigidos" (dejados en Sus Manos) desde el Espíritu que si continuaran siendo interpretados y "dirigidos" desde el ego.

Una vez entendido esto, se comprende que el objetivo del perdón es despertar (no cambiar el sueño), pero que como efecto secundario produce cambios en el sueño mientras se procesa tal despertar. Estos efectos secundarios no han de ser buscados por sí mismos (no son lo importante porque lo ilusorio no es importante) y por eso Arten y Pursah los llaman "ventajas adicionales". También por eso, en advaita se hace muchísimo hincapié en la entrega desapegada donde se dejan todas las circunstancias en manos de Dios. Y por eso en UCDM se dice que los milagros han de ser involuntarios (no tratar de controlarlos o de determinar de antemano sus resultados). El único uso útil de los cambios en el sueño es cuando producen una disminución del miedo (porque eso ayuda al proceso de despertar, y despertar es lo único realmente importante: es lo único digno de ser buscado).

Por el contrario, cuando alguien busca resultados concretos en el sueño (en lugar de confiar en la buena Voluntad de la Providencia Divina), eso no ayuda a despertar porque significa que hay apego: uno se estaría aferrando a los resultados, y por lo tanto se estaría reforzando la creencia de que el mundo es real.

Visto esto estaría bien dicho concluir lo siguiente: el perdón es una herramienta para despertar (no para cambiar ni mejorar el sueño), la cual puede producir o no aparentes mejoras en el sueño (las produce siempre, pero no siempre son percibidas como "mejoras"), pero no hay que apegarse a esos efectos sobre el sueño sino desapegarse comprendiendo que lo importante es el despertar y la verdad del amor y la paz.

La práctica del perdón puede producir mejoras en la apariencia del sueño, claro que sí. Pero esto no siempre parece así, ni es lo que se busca (y repito, no hay que aferrarse a los resultados ni preocuparse por las apariencias). Lo que se busca es despertar. Y aunque antes o después el perdón hace posible el sueño feliz, tal sueño feliz no es un objetivo en sí mismo, sino que el sueño feliz tiene valor solamente porque se convierte en el trampolín para culminar el proceso de despertar (donde Dios da el "último paso"). Y entonces el sueño feliz también desaparece. Y lo que queda, no es nada perceptible ni concebible para la conciencia dual. Lo que queda es genial, mejor que genial. Lo que queda es la Fiesta perfecta; es Ello, intemporal.

Fin del primer mail.

Segundo mail (explicación incompleta porque se basa en que se haya leído el mail anterior, pero esta vez es una explicación más concreta y con ejemplos, quizás más fácil de entender):

Se me ocurrió una idea más jejeje (para explicar lo mismo).

Aquí va un ejemplo sobre lo que dije en el mail anterior (sobre el perdón para despertar, aunque también tenga el efecto secundario o efecto colateral de cambiar apariencias del sueño):

 Comparemos los siguientes dos ejemplos y se comprenderá:

1) Perdonas un resfriado que tu cuerpo parece tener. Como resultado del perdón, tu despertar se acelera. El resfriado puede que desaparezca o puede que no, pero eso no es lo que importa, lo que importa es que vas despertando porque vas deshaciendo la culpa inconsciente. Y si por "casualidad" el resfriado se desvanece, eso puedes considerarlo un efecto secundario o, como decían Arten y Pursah, un beneficio o ventaja adicional (no lo buscas, pero si sucede está bien).

2) Mira en tu vida. Supongamos que quieres ir a algún sitio, al trabajo o de compras, y que tomas el autobús. Y encuentras asiento libre y te sientas durante el trayecto. Finalmente llegas al destino y te bajas del autobús. Tu objetivo al subir al autobús no era sentarte en un asiento, sino llegar al sitio al que querías ir. Si además hay algún asiento libre, pues mejor: es una ventaja adicional ir sentada. Pero si no hay asientos libres dará igual porque lo que te importa es ir al sitio al que quieres ir, aunque en el autobús tengas que estar de pie si no hay asientos libres. Lo importante es llegar (despertar).

Bien, comparemos el subir al autobús con perdonar. En la metáfora ésta, tomar el autobús es la metáfora de perdonar. La meta (el sitio al que quieres llegar gracias al autobús) es el despertar. El autobús/perdón te conducen a la meta (a despertar, a llegar adonde quieres ir). Si en el autobús resulta que hay asientos libres, podrás hacer el viaje más comodamente sentada. Eso sería un efecto secundario o ventaja adicional, porque no has tomado el autobús para sentarte un rato, sino para ir adonde querías ir. Pero si puedes ir sentada, pues bien, mejor aún, es una ventaja adicional pero no el objetivo de haber tomado el autobús. Lo mismo sucede con el perdón. Si al perdonar se te va el resfriado o el "problema proyectado" que aparecía, pues mejor, es una ventaja adicional. Pero si no parece irse el resfriado, no pasa nada porque no estamos apegados al resultado en lo ilusorio, ya que el objetivo es despertar, disipar la culpabilidad inconsciente y así despertar. Lo mismo que con el autobús: Si hay asientos libres, genial, pero si no, vas de pie en el autobús y lo importante es que llegarás al sitio adonde quieres ir.

A lo mejor hay gente que sube a los autobuses sólo para sentarse un ratito jejeje... igual que quienes se sientan en los jardines y parques. Y entonces a esa gente no les importará adonde va el autobús, incluso si da vueltas en círculo jejeje... Y también hay gente que quizás perdone porque quiera mejorar el sueño (lo cual es un apego). Pero en ambos casos están renunciando al Premio Real: la verdadera meta. El despertar es la única meta importante del perdón.

Eso sí; no tiene nada de extraño que cuando la mente inconsciente está bastante limpia de la creencia en la culpa, uno se encuentre muchas veces con autobuses comodísimos que tienen bellos asientos libres, y blanditos y hermosos asientos para que nuestro ilusorio culo vaya bien acomodado jajaja. Porque mientras aún quede reflejo (sueño), el reflejo reflejará lo interior. Y conforme el interior esté más limpiado de creencias falsas, el reflejo será más brillante: parecerá que el sueño ha mejorado. Pero es un efecto secundario de perdonar: al limpiar la mente inconsciente, el sueño es super-feliz y esto significa que se acerca el despertar.

Hay mucha diferencia entre querer usar el perdón para controlar el sueño (esto es apego) o usarlo para deshacer las falsas creencias de la mente inconsciente (esto es usar el perdón con desapego). El sueño cambia sin que nosotros necesitemos controlarlo. ¡No hay más Voluntad que la de la Gracia!

¡Saludos!

Fin del segundo mail.

¡Y fin del post jejeje! ¡Saludos!
*

1 comentario:

  1. Gracias Toni porque siempre estás dando excelentes recordatorios para "volver" al SER.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar