domingo, 27 de mayo de 2012

Todos estamos en todos, todos somos todos, todos somos Uno

*
Adapto un párrafo que surgió por mail, pues me ha gustado. Simplemente cambio el nombre poniendo en su lugar "ti":

Claro que yo estoy en ti, y que tú estás en mí. Todos estamos en todos. Por eso somos uno y somos un Ser completo. Y por eso la Voz del Curso es nuestra propia Voz divina, la cual podemos aprender a reconocer. Y por eso las enseñanzas de Ramana y toda enseñanza verdadera, late en nuestro propio interior, porque Ramana Maharshi es un aspecto de nuestro Ser, y cada uno de nosotros somos aspectos del ser de Ramana Maharshi (y de todos), y todo es en todo, y todos somos Uno, somos un Ser espléndido, somos el verdadero Sol, pleno de Luz/Felicidad.

Y me parece que este tema se complementa bien con algo que mencioné en otro mail, comenzando con la siguiente cita sacada de Un Curso de Milagros (UCDM):

     Cuando la Expiación se haya completado, todos los Hijos de Dios compartirán todas las aptitudes. Dios es imparcial. Todos Sus Hijos disponen de todo Su Amor, y Él da todos sus dones libremente a todos por igual. "Excepto que os volváis como niños pequeños" significa que a menos que reconozcas plenamente tu completa dependencia de Dios, no podrás conocer el poder real del Hijo en su verdadera relación con el Padre. El que los Hijos de Dios sean especiales no procede de una condición de exclusión sino de una de inclusión. Todos mis hermanos son especiales. Si creen estar privados de algo, su percepción se distorsiona. Cuando esto ocurre, toda la familia de Dios -la Filiación- sufre un deterioro en sus relaciones. (T.1.V.3) (Página 13)

 La palabra "Expiación" en UCDM significa deshacer el sueño (renunciando a las falsas creencias en la dualidad). La metáfora del "deterioro en sus relaciones" alude a que cuando mantenemos (aunque sea inconscientemente) falsas creencias que apoyan la separación, entonces estamos alimentando el sueño. El sueño o mundo dual es el símbolo del deterioro, pues en el sueño hay conflictos, líos, problemas, enfermedades, accidentes, muertes, nada de lo cual está sucediendo en realidad. Al desvanecer las creencias que apoyan tal sueño, reconociéndolas como irreales, el sueño desaparece. Esto se hace 1) reconociendo que los símbolos que estas ideas reflejan son simplemente apariencias irreales producidas por decisiones que hemos tomado basándonos en creencias ilusorias, y tales decisiones las podemos anular soltando, 2) entregando tales apariencias al Espíritu o Yo Superior, desentendiéndonos de ellas pues quedan en buenas manos.

En cuanto al uso en ese párrafo del término "especial", queda claro que el especialismo del ego es el típico especialismo que valora alguna cosa o persona más que al resto, por lo tanto implica desigualdad, separación, dualidad. En cambio en ese párrafo se trata de una onda inclusiva donde todos somos iguales, y no de la onda exclusiva que usa el ego para separar. Además todos hemos vivido alguna vez la experiencia de sentirnos excluidos, lo típico entre niños (entre adultos también pero los adultos lo camuflan más con diplomacia jejeje) cuando alguien no es aceptado en algún juego o no se le deja participar en alguna actividad con los adultos en la que el niño quiere ayudar y así sentirse útil y parte del todo —unido a quienes ama compartiendo una misma actividad—, pues se requiere de ser "especial" (ya se trate de ser especial por formar parte de la banda, o por ser de determinada edad y así ser considerado adulto, o maduro, responsable, capaz, digno, etc). En cambio, el uso de Jesús en esa cita es inclusivo: todos somos especiales (maravillosos, por ser aspectos del Único Ser, el cual compartimos), pero todos lo somos en la misma medida (aunque como matiza en otros lugares de UCDM, mientras parezca haber tiempo parecerá que unos Hijos disponen de más cualidades desarrolladas que los otros —dentro del sueño o apariencia—, y por eso el Espíritu Santo asigna a cada Hijo un papel especial en el plan de la Expiación para que el sueño sea completamente des-hecho, desvaneciéndose como las sombras ante la Luz de la Verdad).

La idea de «todos somos especiales» es un ejemplo más de la típica paradoja que sucede si se interpretan literalmente las palabras. Porque obviamente, si todos somos especiales y además con exactamente las mismas cualidades, entonces lo mismo daría decir que nadie es especial. Con lo que tenemos que dos frases que aparentemente se contradicen: 1) «Todos somos especiales». 2) «Nadie es especial». Ambas frases pueden servirnos (si empleamos el contexto que estamos diciendo) para expresar lo mismo: que todos somos iguales, maravillosos en la misma medida (infinitamente maravillosos jejeje), y aún más allá de eso, ni siquiera estamos separados sino que somos un mismo espléndido Ser ilimitado. Comprendiendo/viviendo esto sobran las palabras.

¡Saludos!

Post relacionado: Todos somos uno (con citas de Nisargadatta Maharaj, Ramana Maharshi, Gary Renard y UCDM): http://jugandoalegremente.blogspot.com.es/2012/02/todos-somos-uno.html
*

1 comentario:

  1. Gracias Toni porque siempre se estás dando excelentes recordatorios para "volver" al SER.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar